Lo que parecía ya un año más pobre según las cálculos del sector viñatero, se terminó confirmando ayer con la estimación para la próxima cosecha de uvas que dio a conocer el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Los números del organismo indican que en San Juan se van a recolectar entre 506 a 560 millones de kilos, unos 530 millones en promedio, alrededor de un 5% menos que en la temporada pasada, que ya de por sí fue escasa.

De corroborarse estas cifras, será la peor vendimia de los últimos 14 años, según los números disponibles en el organismo nacional.
Aunque el informe no lo dice, entre las causas para la merma se encuentran una gran helada del 6 de septiembre pasado, que afectó en particular a Sarmiento, Caucete y 25 de Mayo, y una granizada del último 23 de noviembre, que cayó sobre zonas de Santa Lucía y 9 de Julio.

Por esos problemas climáticos, la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios declaró a 16 departamentos de la provincia en emergencia desde el 1 de octubre de este año hasta la misma fecha del año que viene.

En la práctica significa que los productores podrán prorrogar por un año (o quedar eximidos), dependiendo de la cantidad de daño en sus parcelas, del pago de impuestos como Automotor e Inmobiliario y el canon de Hidráulica, a lo que hay que agregar tributos nacionales.

Un sondeo entre los viñateros locales publicado la semana pasada indicó que, según estimaciones propias, la merma iba a rondar entre el 20 al 30% y aunque los cálculos del INV no muestras porcentajes de pérdidas tan alto, si hablan de menos uva en los parrales.
 



Por el informe hubo una videoconferencia con San Juan.

 

Según el informe del INV (ver infografía), San Juan es la única provincia productora argentina que cosecharía menos uva, porque en el resto de los casos se habla de un incremento.

En el orden nacional, por ejemplo, de un promedio de unos 2.100 millones de kilos que se estima que se van a recolectar en la próxima vendimia, representan un 23,5% más que la cosecha pasada, que fue de 1.700 millones de kilos.

En el caso de Mendoza, la principal productora del país, el INV calculó que se cosecharán unos 1.455 millones de kilos, el promedio entre la estimación de 1.380 millones y 1.530 millones de kilos. Es un 32% más que la cosecha pasada, que rondó los 1.019 millones de kilos. La cifra representó una de las peores cosechas en la historia de la vecina provincia.

La estimación, que casi todos los años suele dar lugar a polémicas, es una herramienta que le sirve al agro para hacer sus cálculos sobre los posibles precios de las uvas y del vino en la cosecha que se avecina.

 


El sector exportador, preocupado



También el sector exportador de uva en fresco de la provincia se prepara para una reducción en los envíos al exterior, que se calcula que será del orden del 50%.

En este ámbito, según un sondeo que hizo este diario, estiman que de los 12 millones de kilos que salieron la cosecha pasada, en el mejor de los casos podría llegarse ahora a la mitad, a unos 6 millones de kilos.

Para llegar a esta situación los productores hablan las heladas y el granizo, y la falta de competitividad con los principales países productores, como son Sudáfrica, Chile, Perú y los Estados Unidos.

Un hecho destacado fue la eliminación de las retenciones, pero en el sector dicen que resulta insuficiente.

La uva local llegó a representar el 90% de las exportaciones del país y tenía como destino a países europeos, China, Estados Unidos, Canadá y Brasil.



 

La menor



15 Son los millones de kilos que cosecharía la provincia de Catamarca, la que tiene los volúmenes más reducidos de todo el país. Este año recolectó 10 millones de kilos.

 

La primera


Según fuentes del INV, la estimación de la próxima cosecha que se dio a conocer ayer es la primera, pero no será la única. Habrá otra en febrero, previo al inicio del fuerte de la vendimia para la elaboración de vinos. Al final se dará el informe con los números de la uva que fue a vinificar, a pasa y a consumo en fresco.

 

Se quedaron cortos con las cifras

 

Eduardo Garcés - Federación de Viñateros


Si bien el INV da a conocer que se va a cosechar alrededor del 5% menos que en la cosecha pasada, nosotros seguimos pensando que en los parrales hay entre un 20 a un 30% menos que el año pasado. En Mendoza, incluso la diferencia es mayor porque hablan de que habrá más uva e incluso los productores de esa provincia dicen que no es así.

Según entendemos desde el sector viñatero, decir que hay mucha uva beneficia a las grandes bodegas, porque podrían especular con el precio del vino.

Entendemos que hay que ser prudentes, manejar las cifras con cuidado y estar atentos a lo que va a pasar en los parrales.
Para sostener que hay menos uva no hay que olvidar las heladas que afectaron a importantes zonas productoras y encima en noviembre vino una granizada, que por suerte no fue muy amplia en cuanto a las zonas afectadas.

Insistimos con que el INV se ha quedado corto en la estimación, que hay menos uva en los parrales y es una posición que vamos a seguir sosteniendo.

Esta es una discusión que ocurre todos los años y ahora se ha dado otra vez. Esta es una primera estimación, habrá que esperar otra y comparar al final con los resultados de toda la vendimia. Vamos a estar atentos a lo que vaya a pasar en esta actividad a la que estamos dedicados.