La devaluación que ha convertido a los vinos a granel argentinos en los más baratos del mundo y la demanda mundial de este tipo de vinos ya que ahorra costos a los compradores porque les resulta conveniente fraccionarlo en su país, son dos factores que han hecho repuntar las exportaciones de vinos a granel: en abril pasado subieron 45,8% y acumulan en lo que va del año un incremento del 180,6% según cifras oficiales del INV. 

Justamente para aprovechar ese boom es que este fin de semana un puñado de bodegas sanjuaninas de mediano tamaño o chicas se embarcan rumbo a Yantai en China, para intentar hacer nuevos negocios en la World Bulk Wine Exhibition, la mayor feria mundial de vinos a granel que por primera vez se hace en el gigante asiático. La feria se hará el 30 y 31 de mayo próximos y desde San Juan viajan representantes de las bodegas Bórbore, Fraccionadora San Juan, Tierra de Huarpe, Antigua Bodega, Vitícola Cuyo y José A. Yanzón SA., que irán con el apoyo del Ministerio de Producción y el Consejo Federal de Inversiones. De parte del gobierno los acompaña Milagros Amarfil, subsecretaria de Comercio Exterior. 

Las expectativas son altas, teniendo en cuenta que el 82% del vino a granel que entra a China cada año lo hace a través de la provincia de Shandong, y el 96% lo hace a través del puerto de Yantai, según cifras del propio gobierno. ""Esta feria es el doble de grande de la de Ámsterdam y los empresarios que van ya están exportando a otros países, por lo tanto, van para intentar aumentar el volumen", dijo el ministro de Producción, Andrés Díaz Cano. 

Uno de los productores que va es Juan José Ramos, quien contó que ese mercado está en franco crecimiento con compras que rondan los 200 millones de litros por año y a su vez, se abre la posibilidad de expandirse a países aledaños como Vietnam e Indonesia. ""Es una feria nueva y hay muchas posibilidades en este momento. Creo que la Argentina se va a convertir en un jugador importante en el sector del vino a granel", dijo Ramos. Esto lo dice porque además de que al exportar se sacan sobrestocks vínicos que pesan en precios a la baja, el productor que vende al exterior a granel no requiere de tanto capital como cuando exporta el vino fraccionado en botellas. El granel va en unas bolsas llamadas Flexitank, dentro de los contenedores; cuyo precio ronda los 1.000 dólares. Claro que deben asumir el costo de los fletes, pero en esto también hay ayuda estatal: Díaz Cano recordó que si utiliza el tren que se acaba de recuperar con fondos provinciales, el exportador se ahorra los costos logísticos de carga en los vagones, subsidiados por el Gobierno.


Gran operador

China es ahora el quinto importador de vino del mundo y cuenta con potencial para convertirse en el gran operador mundial de granel. Su importancia es estratégica para las empresas de todo el mundo que quieran incrementar las posibilidades de sus vinos y marcas en uno de los mercados con más futuro del mundo.

Gran consumidor

500 millones de litros al año es el consumo aproximado de vino que se consume en toda China. El gigante asiático cuenta con nada menos que 1,39 billones de habitantes.