Asistencia. En el acto también el Gobierno entregó ayudas para el mejoramiento genético de cerdos y para combatir la polilla de la vid.

 

La idea es obtener vinos de baja graduación alcohólica para incrementar el consumo y poder incluso competir con otras bebidas del sector. Para ese fin el Gobierno provincial destinará 3,5 millones de pesos para que las bodegas adquieran a modo de subsidio el equipamiento necesario para llevar adelante el procedimiento. Pero el proyecto genera dudas en el sector industrial porque temen que el vino resultante pierda cualidades que lo hagan atractivo para el comprador y que como consecuencia se puedan perder mercados que tanto cuesta conquistar.

Junto con otros anuncios, el ministro de Producción, Andrés Díaz Cano, dijo que la intención es fomentar el consumo de vino "a través de caldos de menor graduación para evitar que el público se vaya a otras bebidas". El bodeguero Ángel Leotta, quien dirige la Cámara Vitivinícola que reúne a industriales trasladistas y preside la Corporación Vitivinícola Argentina, mostró sus dudas sobre el plan porque dijo que "el vino se puede quedar sin estructura y entonces no nos va a servir. Quizás lo que se pueda hacer es bajar el grado de algunos y cortarlos con otros". Y sugirió que "hubiera sido bueno que se consultara al sector privado antes de tomar una decisión de este tipo". Por su parte, Horacio Ripalta, integrante de la Cámara de Bodegueros, de vinos de media y alta gama, planteó que "me parece bien que se piense en bebidas más amables para el consumidor, pero hay que ver qué aceptación tienen los nuevos vinos porque hay que tener cuidado de que no pierdan sus cualidades y se terminen perdiendo mercados".

En el país los vinos oscilan entre los 12 y los 14 grados de alcohol y el plan es obtener caldos de entre 7 u 8 grados.

Según tiene previsto el Gobierno, los fondos saldrán de un remanente que quedó de una ayuda nacional para la reducción de stocks del mercado y la intención es abrir un registro de bodegas interesadas en adquirir el equipamiento para desalcoholizar los vinos. Habrá un comité evaluador en el Ministerio, que seleccionará los establecimientos que estén en condiciones de recibir la ayuda, y una vez que adquieran la tecnología habrá un seguimiento del uso. Será requisito que tengan una capacidad de elaboración de 250.000 litros, explicó Díaz Cano.

La idea se inscribe en un plan denominado Incentivo Tecnológico para Reducción del Grado Alcohólico 2016-2017, con la idea no de reemplazar los vinos tradicionales "sino de generar un nuevo producto para adaptarnos a los nuevos gustos que capten la atención en especial de las mujeres y de los jóvenes".

El monto del incentivo oficial será destinado a cubrir los gastos para la adquisición de equipos que pueden utilizar dos procedimientos sugeridos. Uno es por ósmosis inversa y el otro es un sistema mediante ciclones al vacío (ver aparte). En el sector oficial analizan que este último sería el más adecuado para avanzar porque el vino pierde menos cualidades en el procedimiento. En Europa y Chile ya se utilizan estos procedimientos e incluso en este último país se autorizó el agregado de agua a los vinos.

Inscripción
Los establecimientos bodegueros interesados en adquirir el equipamiento para desalcoholizar los vinos con la ayuda oficial deberá inscribirse en la Dirección de Asuntos Vitivinícolas, a cargo de Fioravante Da Rold, que funciona en el cuarto piso núcleo 7 del Centro Cívico.

Los métodos sugeridos

Ósmosis inversa

Es uno de los métodos más utilizados en el mundo y también de los más antiguos. En este procedimiento el vino es filtrado a través de una membrana no porosa selectiva sólo permeable al agua y alcohol, pero no a la mayoría de los otros componentes disueltos. Lo que se obtiene es un vino con una menor concentración de alcohol.

Sistema al vacío

La remoción del alcohol se realiza en dos pasos. Primero el vino pasa por una columna donde la fracción aromática volátil es removida a altas condiciones de vacío y bajas temperaturas. Luego es recolectada junto con un torrente de etanol. En el segundo paso, se separa el etanol del vino desaromatizado, a mayores temperaturas.

 

Red de desarrollo en los departamentos


Junto con el anuncio de la ayuda para las bodegas, el Gobierno también anunció la creación de la Red de Agencias de Desarrollo, cuyo objetivo es llegar con todas las herramientas que dispone el Ministerio de Producción a los departamentos para poner a disposición de productores, comerciantes, industriales y emprendedores. Se les brindará asistencia técnica y capacitación en su departamento.


También se llevó a cabo el lanzamiento de la ‘Red Provincial San Juan Inteligente‘. Se trata de un sistema, el primero del país con estas características, que le permitirá al Gobierno provincial en conjunto con los municipios brindar nuevos servicios, monitorear condiciones ambientales u ofrecer información especial a vecinos, productores y empresas.


En otra parte del acto también se firmaron convenios de colaboración entre el Ministerio de Producción, el Consejo Profesional de Enólogos y el Centro de Enólogos de San Juan, para la realización de la XXIX Cata de Vinos. Y se entregaron certificados dentro del programa de mejoramiento de la genética de cerdos, como así también ayudas en el marco del Programa de Desarrollo Ganadero Provincial, Así, por ejemplo, dos productores recibieron certificados de créditos a tasa cero para la producción bovina.


Más adelante, también se entregaron feromonas a productos vitivinícolas para combatir la llamada polilla de la vid, que amenaza con perjudicar la producción local.


Por último, el gobernador Uñac dio a conocer que había mantenido una reunión con los rectores de las universidades Nacional de San Juan y Católica de Cuyo, con la idea de trabajar para concebir el primer auto eléctrico del país, teniendo en cuenta los potencialidades con que cuentan ambas casas de estudio. Todo, con el apoyo del Gobierno provincial.