Con más de 20 años en sus espaldas, el acuerdo por el cupo de la uva que se destinará a mosto esta vendimia empezó a transitar sus últimos paso. Así las cosas, este lunes por la mañana se reunieron en Mendoza el ministro de Economía de la vecina provincia, Martín Kerchner Tomba, con su par de Producción de San Juan, Andrés Díaz Cano.

Este pacto entre los popes de la vitivinicultura nacional es clave porque regula el volumen de uvas que van a vinificar que, como se sabe, si es cuantioso deprecia el valor de los caldos. Históricamente ha sido San Juan el que ha empujado a la firma de este acuerdo con la idea de no solo cuidar el precio, sino también fortalecer la industria del mosto.

El Gobierno provincial viene alimentando la idea de que este texto no se limite sólo a acordar el cupo de uva que se destina a la elaboración de mosto sino que se incorporen otros mecanismos que contribuyen a la diversificación productiva de la vitivinicultura argentina.

“Ha sido una reunión muy fructífera en la que hemos visto números y hemos dialogado sobre la necesidad de que, una vez consensuado con las cámaras vitivinícolas de Mendoza y de San juan, podamos llevar a la práctica el nuevo acuerdo” dijo Díaz Cano al término de la reunión.

El funcionario remarcó que es necesario contar con un acuerdo que se adapte a la nueva realidad del mercado. “Ya han pasado más de 20 años desde que se hizo el primer acuerdo y ha sido trascendente para toda la industria vitivinícola porque ha permitido establecer un equilibrio. En ningún momento vamos a dejar de lado el cupo de mosto, pero vamos a analizar otras posibilidades de diversificación, trabajando en conjunto ya que el mercado vitivinícola es uno solo”, agregó.