El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) dado a conocer este viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) mostró que la economía argentina cayó un 2,3% en el año pasado.

 

En diciembre, el indicador desestacionalizado mostró un crecimiento de 1,6% con respecto a noviembre de 2016. El indicador, serie original, muestra una variación negativa de 0,1% con relación al mismo período del año anterior.

 

 

 

Los datos reflejan una dinámica similar a la obtenida por el Índice General de Actividad (IGA) que mide la consultora Orlando Ferreres & Asociados. En ese análisis el nivel de actividad económica retrocedió un 2,8% en 2016. El crecimiento del año quedó lejos del crecimiento del 0,5% al 1% anunciado por el Gobierno al momento de iniciar su gestión. El IGA que la consultora difundió este viernes relevó que en diciembre hubo un alza del 1% mensual en términos desestacionalizados, pese a la baja interanual de 0,8% de la serie original de actividad.



Los sectores productores de bienes exhibieron una baja del 5,3% debido al mal desempeño industrial y de la construcción, en tanto que los servicios cedieron 2,3%, arrastrados por el comercio, en el que repercutió la caída del salario real, señaló el informe.

 


Para 2017, el Gobierno anticipa un crecimiento del 3,5%, aunque tanto analistas locales como bancos y organismos internacionales lo estiman al menos 0,7 punto porcentual por debajo. El ministro Nicolás Dujovne y su equipo sostienen que en diciembre se comenzó a revertir el ciclo ciclo recesivo.

El aumento del 1,2% registrado por el INDEC al comparar diciembre contra noviembre del mismo año es el más alto de la serie en los últimos 12 meses.