Los cortes de energía que hubo en la previa de fin de año y el propio 1 de enero, llevó a que el EPRE decida realizar "un proceso de auditoría técnica exhaustiva del estado de la red de Energía San Juan S.A.". Según precisaron, el primer paso fue la constatación de las instalaciones de la Estación Transformadora Rawson, cuya falla provocó la interrupción del suministro a más de 100.000 usuarios inicialmente.

 


"Se ha intimado a energía San Juan S.A. a acreditar en informe sustanciado, con la totalidad de las constancias documentales de las que pretenda valerse, el estado de funcionamiento en la operación de su red, considerando situación de extrema carga, y re-configuraciones para posibilitar el inmediato restablecimiento del servicio en caso de contingencia en uno de los componentes (líneas o estaciones transformadoras)", precisó el EPRE en un comunicado.

 

Y agregó, "se dispondrá instrucción de sumario para la aplicación de sanciones extraordinarias, adicionales a las que surgen de los procesos de control de calidad semestrales, en caso de surgir de la investigación en curso presunciones de incumplimiento a las obligaciones de Energía San Juan S.A. de llevar a cabo el debido mantenimiento de las instalaciones del servicio público de electricidad, o las de realizar las inversiones necesarias para garantizar la seguridad y confiabilidad del abastecimiento eléctrico"