Con el objetivo final de tener energía de máxima tensión en el Norte provincial (hoy es a través de Mendoza que llega energía en 500 kV), con una futura conexión Iglesia - La Rioja, este viernes por la mañana el Gobierno provincial y el EPRE le dieron el puntapié inicial a la obra de la Línea de 500 que unirá la Estación Transformado San Juan con Rodeo. La obra arrancará el próximo mes

 

 

¿Para qué sirve? Uno de los aspectos clave, es que esta obra dejará en la puerta que San Juan cierre el anillo ele´ctrico del Sistema Interconectado Nacional y permite, el día de mañana, reducir a la mínima expresión la posibilidades de interrupciones en el servicio.

 

 

Lo que se hizo esta mañana fue la apertura de sobres de la licitación para la provisión  de conductores aluminio de acero tipo “Peace-River”  y la provisión de estructuras metálicas reticuladas tipo “Cross Rope”; es decir, las torres metálicas y los cables. 

 

La nueva línea correrá a lo largo de 167 kilómetros, desde la ET San Juan hasta una futura estación a construirse en Rodeo, la villa cabecera de Iglesia. La obra tendrá financiamiento mixto, entre Provincia y Nación.

 

La obra no sólo alejará la posibilidad de cortes en el servicio, sino que también asegurará la provisión eléctrica a Calingasta, Jáchal y Valle Fértil y a los emprendimientos mineros ubicados en la zona, es decir las minas Casposo y Gualcamayo. En el futuro también permitirá transportar la potencia que genere el futuro dique Tambolar. 

 

Infografía