La necesidad de tener la tarjeta SUBE, atado a que el boleto sino es más caro, hizo que los sanjuaninos se vuelquen cada vez más a comprar el plástico y, por supuesto, a recargar más seguido la tarjeta. Y se dio lo que se suponía: los abusos de los kiosqueros.

 

 

 

 

Si bien los extras por recarga o compra estuvieron a la orden del día desde el principio, lo cierto es que ahora ese "adicional" que obligan a pagar al usuario es cada vez más alto. Muchos de esos usuarios han dejado su queja a las diferentes vías de contacto de DIARIO DE CUYO.

 

Los ejemplos a los que hacen mención son recurrentes. En rigor, dicen que por la recarga del plástico cobran un extra que va de los 2 a los 6 pesos. "Vos le decis que eso no lo pueden hacer y te dicen 'vaya a otro lado, pero igual le van a cobrar", contó Diego Baigorria. "Podés cargar 20 pesos o 100 pesos que te cobran de más", agregó Gregorio Bastía.

 

 

 

 

Peor es el caso de los que compra la tarjeta que, según disposición oficial, el costo es de 25 pesos. En los kioscos -todos, según los lectores- las cobran entre 35 y 40 pesos.