Una familia australiana logró la instantánea más divertida de sus vacaciones en Bali (Indonesia) cuando un mono tomó su cámara de fotos y se hizo un selfie delante de ellos, con peineta incluida.

Judy Hicks, su marido Simon y sus tres hijos, todos ellos de Queensland, estaban de visita en el popular Bosque de monos de Ubud, donde residen cientos de primates. Allí le pidieron a un guía local que les tomara fotos durante la jornada y se sorprendieron al repasar las instantáneas y ver al curioso mono mostrando su dedo corazón a la cámara.

En realidad, el mono apareció de repente frente a la cámara cuando el guía estaba tomando la foto. El hombre tenía maníes en la mano y empezó a alimentarlo. "Fue realmente gracioso", admite Judy.

"El mono definitivamente era un descarado. Lo pasamos muy bien allí y estas fotos divertidas lo hicieron aún mejor", agrega.