tyle

="text-align: center;">

 

Se cumple un nuevo aniversario de la muerte del compositor y bandoneonista Astor Piazzolla, fallecido en Buenos Aires, el 4 de julio de 1992; el músico argentino más importante del Siglo XX y un artista que se enfrentó a la incomprensión del mundo del que había surgido, el tango. 

 

Oblivion


Es una de las más hermosas páginas que creó Astor Piazzolla, y hoy está en el repertorio, tanto de grandes orquestas sinfónicas como de cuerdas. La pergeñó durante su estancia en los Estados Unidos y trata sobre el olvido. En francés será J'oublie y en la lengua inglesa, como fue concebido, dado que Oblivion es (Olvido).

 

Trascendió a la fama cuando Marco Bellocchio lo incluyó como motivo principal en la banda sonora de la película Enrico IV, estrenado en 1984. Es una traducción libre de la célebre comedia dramática de Pirandello -escrita en 1921, y que en el caso del filme, lo protagonizaba un Marcello Mastroianni en estado de gracia. A Bellocchio le atrajo sobremanera el tema de Piazzolla y lo ubicó en momentos claves del filme.                        

 

 

Adiós Nonino

 

 

Compuesta en 1959, con motivo de la muerte de su padre, se convertiría en un clásico. Su autor, de prolífica obra de compositor, tiene composiciones más importantes y de mayor aliento, pero “Adiós Nonino” es y será, para siempre, sinónimo de Piazzolla.
 

 

Invierno porteño

 

 

 

En 1970, el bandoneonista argentino Astor Piazzolla compuso Invierno porteño, la última de sus Cuatro estaciones porteñas, que había empezado a escribir cinco años antes. 

 

 

Libertango

 

 

Para grabar “Libertango”, el músico se rodeó de algunos de los mejores músicos de estudio del momento de la escena italiana (muchos procedentes del mundo del jazz). Sería lógico dudar de la idoneidad de estos para interpretar una música con una raíz tan sólida en un estilo folclórico procedente del otro lado del Atlántico pero si nos planteamos el disco como una fusión entre estilos diferentes, como un paso adelante en pos de una obra que trascienda las barreras de un género concreto, la elección de músicos ajenos a la tradición tanguista se revela como un gran acierto.

 

Mundial

 

 

¿De qué cuadro era Astor Piazzolla? Según cuenta Pipi, cuando se enteró de que su nieto iba a la cancha, se hizo de River por él. Y tan sorprendente como este dato es que Astor compuso un álbum íntegramente dedicado al fútbol, encomendado para promocionar el Mundial 78. Netamente instrumental, los temas tienen nombres como Penal, Gol y Campeón. Poco tiempo después, cuando Piazzolla se enteró de lo que realmente estaba pasando en esa época, decidió reeditarlo con otro nombre, Chador, y sin las alusiones futbolísticas en los títulos de los tracks. Hoy Pipi pasa algunos de estos temas en Ángulos y cuenta su historia.