El Teatro del Bicentenario, al igual que el Auditorio Juan Victoria hace un par de semanas, recibió el lunes pasado un Steinway de gran cola modelo D274, ambos comprados por el Gobierno provincial a principio de año en la fábrica Steinway & Sons de Hamburgo (Alemania). Pero este instrumento de lujo no llegó solo, sino que arribó junto a tres pianos verticales, como anunció anteriormente DIARIO DE CUYO.

Modelo de mayor porte, volumen, capacidad sonora y riqueza tímbrica, tope de gama de la empresa más reconocida del mundo desde hace 160 años, el D-274 tendrá su presentación oficial como instrumento central de la flamante sala, con la Filarmónica Checa del Norte en la función de apertura de temporada el próximo jueves 20 de abril a las 21.30 (entradas con valores de $100 hasta $400).

Pero hasta su lanzamiento, esta joya se encuentra en el foso de la orquesta, su lugar de resguardo mientras en el escenario se trabaje en algún proyecto; en este caso, con la ópera La Traviata. 
Su director general, Eduardo Savastano, señaló a este medio que el Bicentenario tiene que cuidar su patrimonio, sin embargo, el instrumento no estará en un cofre de vidrio, ya que "tratándose de un piano de gran cola, es una pieza muy delicada pero que necesita trabajo'.

Así es que para utilizar esta preciada perla, el funcionario subrayó que "se va a elaborar un reglamento de uso que está en proceso'; pero adelantó que una de las normativas es que se afectará a todas las necesidades artísticas de escenario cuando así lo requieran: "Viene Jairo-Baglietto y tienen que tocarlo, lo tocarán; viene Les Luthiers y lo quiere, lo tocará; viene la Orquesta Checa y lo tocará. Naturalmente necesita ser bien tocado, bien tratado y entendiendo qué se toca', señaló.

Además, de acuerdo a lo manifestado por Savastano, se habló con el Director de la Escuela de Música de la UNSJ, César Sánchez, para que sea utilizado por alumnos "aventajados' de sus cátedras -como destacó- para acelerar "el proceso de climatización y asentamiento" y también "para poner en vibración la madera". De todos modos, recalcó que esto no quiere decir que estará a disposición de los estudiantes, sino que será "mediante una agenda programada".

Otros puntos previstos entre las normativas de protección del D-274, de acuerdo a lo apuntado desde la dirección, es el guardado, la manipulación y el transporte, que requiere que la persona asignada "no se acerque con llaveros, anillos, relojes y toda pieza de metal que pueda provocar daños en la laca o que se enganche una mano en el clavijero". También contempla el cuidado de la afinación, que incluye los movimientos innecesarios, las variaciones de humedad y clima, el polvo en suspensión y las corrientes de aire.

Respecto a los otros tres nuevos pianos, estarán distribuidos en el Auditorium de 194 butacas destinado al arte de cámara, al trabajo coral, a conciertos para piano, producciones de baile, entre otras actividades; la sala de ensayo de orquesta y a la de ballet. Acerca de estas adquisiciones, Savastano apuntó que "Llegaron gracias a las negociaciones y la gentileza de Steinway, diseñados y comercializados bajo el nombre Essex, totalmente bonificados por la compra de los dos de gran cola". Hay que destacar que la instrumentación, sólo será de uso profesional, como señaló el responsable del complejo.

 

El del Auditorio Juan Victoria


Este es el piano de cola de concierto Steinway que se encuentra en el Auditorio J. Victoria. Después de esperar 47 años y luego de la inauguración de la sala en 1970, este esperado instrumento llegó para cumplir una deuda pendiente. De acuerdo al presupuesto con el que se tramitó el expediente, tiene un valor de 4 millones de pesos.

En 2015 la comunidad musical, encabezada por alumnos y docentes del Dpto. de Música de la UNSJ, se movilizó para pedir "un piano acorde" y se plasmó en un expediente con 2 mil firmas.