Coco liso. Teatro para bebés, dirección y creación de las actrices Jésica Josiowicz y Ana Barletta. 


 

Sonidos, colores, texturas. Todo está pensado para que sus espectadores descubran y exploren, porque todo está permitido. Es que no se trata de un público habitual, sino que los destinatarios de Olas de papel, son bebés de seis meses a 3 años. Son poco habituales las propuestas artísticas que están pensadas para la atención y madurez de pequeños menores de un año y justamente es la particularidad de la oferta de la compañía porteña Coco liso, que llega el sábado a San Juan (ver aparte) por primera vez ofreciendo teatro para bebés.


Las protagonistas son Jesica Josiowicz y Ana Barletta, dos jóvenes actrices que se conocieron hace 8 años actuando en otro grupo también dedicado a los más chicos y luego de un tiempo decidieron armar su propio proyecto, con la que por segunda vez salen de gira, la primera en Cuyo. "Estamos muy emocionadas porque sabemos que vamos a ir dar a conocer lo que es este género, para nosotros es todo un desafío', dice a Jesica DIARIO DE CUYO.


"Es una experiencia sensible en donde los bebés y niños sean capaces de accionar, reaccionar e interactuar desde su llegada con su familiar acompañante, con otros bebés y con el entorno. Creemos que todas las experiencias vividas en los primeros años de vida son fundamentales para cualquier ser humano' dice Jésica.


En la obra, las dos actrices emprenden una aventura en el mar, descubriendo sonidos, colores y nuevas sensaciones que las adentran en ese universo mágico. El papel celofán será un gran aliado para lograr esos estímulos que impacten en los sentidos de los particulares espectadores.

>


"Trabajamos con estímulos, buscamos estimular a los bebés de 6 meses a tres años, que es nuestro público específico, pero también asisten niños de 5, lo que hacemos pensar propuestas que se acoten a su tiempo atencional y al tipo de estímulo que vaya variando de acuerdo a lo que necesita el niño de esa edad', apuntó Jésica.


"La obra dura entre 28 y 30 minutos que sabemos que es el tiempo máximo. Además en la sala damos permiso para que los niños se muevan ,no tienen que estar como un espectador adulto, sentados derechitos. Ponemos colchonetas... para que suceda una experiencia acorde con las necesidades de un bebé'.

>


Una vez que termina la obra, los niños son invitados a ingresar al espacio escénico, a jugar con la escenografía y incluso a tener un intercambio con Ana y Jésica que además son docentes de teatro y expresión corporal, respectivamente. "Ahí se termina de completar la experiencia de lo que vieron, pudiendo interactuar, tocar, mover' dicen. 


Las funciones tienen cupos limitados, no más de 150 personas en total, entre niños y adultos, por eso recomendaron reservar con anticipación.

 


Para estas artistas, actuar para niños no es algo menor. "Nosotros decimos que es el género más desafiante de todos. Primero porque los niños son muy sinceros, honestos y piden que uno esté en el presente jugando, involucrado en el que uno hace' explicó Jésica que calificó su trabajo como "una propuesta diferente porque es teatral, pero es interactiva'.

 



Funciones


Olas de papel. Sábado 24 Teatro Oscar Kummel (Rawson) a las 17.30, entrada gral. $100. El domingo 25 a las 18.30 en sala Auditorio del Teatro del Bicentenario, entrada gral $120 en boletería de la sala de 10 a 20. Jueves 29 a las 18 en Sala IOPPS. (Pedro Echagüe 475 oeste). Entrada general $120. Reservas al: 4229198. En todos los casos los bebés pagan.