En España investigan un segundo foco de contagio de la viruela del mono en una fiesta, después de que ese país se transformara en aquel que tiene el brote más fuerte de esta enfermedad. El evento en cuestión es un festival en la Isla Gran Canaria, al que concurrieron unas 80.000 personas. Entre ellas, se supone que habrían estado algunos casos positivos identificados en Madrid.

El festejo que se rastrea es el orgullo gay de la localidad de Maspalomas, celebrado entre el 5 y el 15 de mayo en el sur de la Gran Canaria. Sin embargo, la Consejería de Sanidad del Gobierno de la isla precisó ayer que solo uno de los dos casos de viruela del mono detectados oficialmente allí estuvo en ese festival, según los medios españoles.

De confirmarse, sería el segundo foco de contagio, ya que el primero fue identificado en el Sauna Paraíso de Madrid, un local gay ahora clausurado. ”La mayoría de esos positivos van asociados a este foco”, explicó el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, que informó 21 casos probados y 19 sospechosos en la región.

En tanto, voceros del gobierno de las Islas Canarias destacaron que “es posible” que ese evento efectuado en Maspalomas y Playa del Inglés “haya contribuido a la transmisión del virus”, aunque repararon en que aún es pronto para saber el peso que tuvo en la difusión de la enfermedad.

En ese país, cinco nuevas comunidades detectaron casos sospechosos de la viruela del mono en las últimas horas, con lo que ya son siete las autonomías que investigan contagios de esta enfermedad. Los departamentos de salud del País Vasco, Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia evalúan sus primeros casos sospechosos, que deben ser confirmados por el Centro Nacional de Microbiología en Majadahonda, de Madrid.

Panorama mundial

Por su parte, en la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmaron que tienen información de más de 80 casos de la viruela del mono en el mundo, con países como Estados Unidos, Portugal, Francia o Alemania que notificaron infecciones.

Además, existen otros cincuenta casos en estudio, en relación con esta patología poco común, originaria de África y con síntomas que incluyen fiebre, dolores musculares, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos y erupciones.

”La Viruela del Mono se propaga de manera diferente al coronavirus, siempre bajo un estrecho contacto”, advirtieron en la OMS y agregaron: “La gente que mantuvo una interacción cercana con alguien afectado presenta más riesgo de contagio. Esta población incluye a trabajadores sanitarios, miembros de una familia o compañeros sexuales”.

La mayoría de los casos identificados en los últimos días, aunque no todos, se dieron en hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres. De momento, no existen tratamientos o vacunas específicos contra la viruela del mono, que suele curarse espontáneamente.

Además, los cuadros por el momento no son graves. Pese a que todavía es temprano, parece que estas infecciones proceden de una cepa poco agresiva del virus, con una mortalidad del 1%.