Una joven nigeriana que nació sin extremidades debido a una rara enfermedad falleció el pasado día 25 de diciembre. Rahma Haruna, de 19 años, hacía su vida en el interior de un recipiente de plástico debido a que sufría una enfermedad que la dejó sin brazos ni piernas.

 

La familia de Rahma hizo todo lo posible para proporcionarle una vida satisfactoria, aunque tuviese que ser dentro de un balde. Aún se desconoce la causa de la misteriosa enfermedad que padecía, a pesar de su familia luchó mucho para conseguir un diagnóstico fiable.

 

 

Sus padres esperaban conseguir la ayuda de alguna organización benéfica o de algún especialista médico que pudiese lidiar con el dolor que sufría a diario la joven. Rahma recibió algunos regalos generosos después aparecer en la prensa, como una donación de una silla de ruedas.

 

A pesar de los desafíos diarios a los que debió enfrentarse, allegados a Rahma aseguraron que era muy valiente, estaba llena de esperanza y su sueño era abrir una tienda de zapatos.