Festejo clásico. El de Ángel Di María, dedicado a su esposa.

 

El volante ofensivo del seleccionado argentino Ángel Di María convirtió ayer el segundo gol en la victoria 4-1 de Paris Saint Germain sobre Mónaco en la final de la Copa de Francia, que significó el cuarto título consecutivo en esa competencia para el equipo de la capital gala. El rosarino, quien viene de disputar los dos partidos con la selección argentina por Eliminatorias, además asistió al alemán Julian Draxler en el primer tanto. El guadalupeño Thomas Lemar había igualado parcialmente para Mónaco, y el uruguayo Edinson Cavani logró las últimas dos conquistas del campeón. Javier Pastore ingresó en el segundo tiempo para el ganador, que en la Liga francesa es escolta de su rival de ayer, a tres puntos de distancia.