Italia, 12 de diciembre.- Diego Milito prácticamente tocó el cielo con las manos al lograr la triple corona con Inter (Liga, Copa Italia y Champions League) y al ser fundamental en la final de la máxima competencia. Esto le valió millones de elogios, pero la actualidad hoy no le sonríe.

Su equipo navega por el fondo de la tabla en el Calcio y sus constantes lesiones le hicieron perder demasiado terreno y ya no es titular en el “neroazzurro”. Debido a esto, fue galardonado con el “Bidone D’Oro 2011”.

Este premio, que otorga el programa Catersport, es una parodia del “Balón de Oro” y se lo entrega a la decepción de la temporada. De esta manera, el argentino destronó a Adriano, quien lo ganó el año anterior.