Tal como lo hacía cuando jugaba -y especialmente en Superclásicos- Guillermo Barros Schelotto volvió a ser protagonista. El Mellizo se fue expulsado este sábado por protestar en reiteradas ocasiones y, mientras se paraba desafiante, instó al árbitro Néstor Pitana a que fuera él mismo a llevárselo fuera de la cancha.

 

"¿A mí? Que me venga a sacar", le dijo Guillermo a Hernán Maidana, árbitro asistente, luego de ser expulsado a los 40 minutos del primer tiempo.

 

El Mellizo, fiel a su estilo, había vivido el Superclásico a pura protesta. Luego de reclamar por por una leve infracción no cobrada de Leonardo Ponzio sobre Darío Benedetto, se acabó el crédito del DT, que debió irse.

 


Guillermo dejó el campo de juego del José María Minella ovacionado por el público de Boca. En el banco, quedó su hermano Gustavo.