El domingo pasado, los Rolling Stones terminaron una serie de conciertos en Europa y Mick Jagger tomó un avión en Varsovia para llegar a Rusia y ver las semifinales del Mundial. Tras estar presente en el triunfo de Francia ante Bélgica, vio como su Inglaterra perdía con Croacia y aumentaba la "maldición" que tiene en este certamen.


Todo comienza en Francia 1998. Jagger se hizo presente para el encuentro entre Inglaterra y Argentina. El equipo de Daniel Passarella fue el que avanzó a cuartos de final tras ganar por penales.

 

En Alemania 2006 (no estuvo en Corea-Japón 2002) viajó para el encuentro de cuartos de final entre Inglaterra y Portugal. El conjunto inglés igualó 0-0 y cayó en los penales nuevamente.

 

En Sudáfrica 2010 vivió algo curioso. Fue al encuentro de Estados Unidos ante Ghana por invitación de Bill Clinton y el equipo ghanés se quedó con la clasificación a cuartos de final. Lo mismo ocurrió con Inglaterra, que cayó 4-1 ante Alemania y fue eliminada.

 

 

En Brasil 2014 fue a apoyar a Brasil ante Alemania en semifinales y el local cayó 7-1. Dio un recital en Roma durante 2014 y había asegurado que Italia iba a derrotar a Uruguay y que iba a pasar de ronda. Nada de eso sucedió. Los italianos ni siquiera pasaron la fase inicial. Pero... en un recital en Lisboa ese mismo año, había dicho que Portugal iba a realizar un gran torneo (no pasó la fase de grupos).

 

Jagger, de 74 años y nacido en Dartford, es fanático del fútbol, pero la fortuna no lo estaría ayudando con los equipos que apoya. Es más, es objeto de burla en las distintas canchas que visita.