Una insólita situación protagonizada por una mujer y su hijo, ambos oriundos de Mendoza, genera desconcierto por cómo se dieron los hechos. Agustín Leonel Rivas, de 18 años, salió de su casa el pasado lunes rumbo a San Juan acompañado de su primo Gino Caperón (25) con el objetivo de buscar trabajo en una empresa minera de la provincia.

 

El martes al mediodía, Agustín se comunicó con su familia y le dijo a un hermano que era todo mentira, que estaba en la plaza de la Terminal y que volvía a Mendoza. "Nosotros lo esperamos en la siesta pero no llegó. Esa noche hice la denuncia porque su celular estaba apagado y de su primo tampoco sabíamos nada", contó Ana Morales, la mamá.

 

Después de varios días de incertidumbre, la madre por fin tuvo noticias sobre su hijo, aunque seguramente no las que esperaba. Es que la mujer se enteró por DIARIO DE CUYO que el joven había sido detenido por haber robado $2.000 en un kiosco capitalino.

 

Ante la inesperada novedad comunicada por este medio, Morales, sin salir de su asombro, atinó a expresar: "No lo puedo creer mi Dios", dijo a DIARIO DE CUYO.

 

El joven fue liberado este jueves, pero quedó vinculado a un hecho de Flagrancia. ¿Cómo lo recibirán en Mendoza?