Alfredo Rochetti es un vecino del Barrio Santa Lucía que se hartó tras el décimo ataque a sus autos cuando los deja en su domicilio de Casa I Mza N. "Creo que debe ser un niño, no creo que un adulto tome de blanco los autos por diversión", contó a este diario el hombre.

 

Los daños en sus vehículos, un Citroen C4 y VW Fox, son varios, y los más graves fueron la rotura de las lunetas de ambos. A esto se suma marcas de balines en la chapa y rayones.

 

"No me recibieron la denuncia en la policía y espero que alguien me ayude. No tengo problemas con nadie y me tengo que bancar estos ataques", finalizó Rochetti.