El frente de la casa donde ocurrió el robo.

 

Una verdadera odisea vivieron tres mujeres y un niño este viernes en una casa de la zona céntrica de Capital. Es que pasaron casi seis horas encerradas en un pequeña baño. Mientras, ladrones revolvían cada rincón de ese domicilio.

 

Todo pasó a plena luz del día, a las 10:30 de este viernes empezó todo. De acuerdo a lo que apuntaron fuentes policiales a DIARIO DE CUYO, un hombre golpeó la puerta de un domicilio de calle Güemes casi San Luis. Se trató de un sujeto que decía ser obrero de la Municipalidad de la Capital que cumplía tareas de poda.

 

Una de las mujeres salió por la ventana y le dijo que no hacía falta cortar las ramas que el "podador" indicaba como peligrosas. "Este señor le insistía que había que cortarlas hasta que la mujer salió", contó a este diario la comisario Vera, jefa de la Seccional 1ra. En un momento, la dueña de casa decide salir y charlar cara a cara con el hombre. Ese fue el instante que dos cómplices del "obrero municipal" ingresan y la mujer al darse cuenta se va al interior de su casa pero seguida por el hombre con el que estaba en la puerta.

 

Una vez adentro, los delincuentes les exigían plata y joyas: "Dame los dólares, dame las joyas...", les decían. En la casa, había tres mujeres de 70, 63 y 43, además de un menor de 4 años. Para evitar gritos, deciden meter a las 4 personas en un pequeño baño. Aparentemente, iban armados, en virtud que una mujer dijo que "se tocaban la cintura y nos amenazaban".

 

El trío de ladrones revolvió toda la casa, pero sólo se llevaron tres aparatos celulares. "Creían que era gente de plata o que tenía en ese momento plata, pero las mujeres sólo advirtieron el faltante de tres teléfonos", aclaró Vera.

 

Recién a las 16 del viernes, ante la falta de respuesta, familiares decidieron acudir a la casa, ingresaron y se toparon con las mujeres y el niño encerrados en el baño. "Estaban asustadas, en shock pero bien de salud", precisaron. La denuncia está radicada en la Comisaría 1ra.