Escenario. David Santiago Salinas tenía 49 años y era operario en una empresa. El hombre perdió la vida a un costado del Acceso Este, en Santa Lucía, por ese animal que andaba suelto y que se atravesó.

 

Un caballo suelto provocó una tragedia ayer en la mañana cuando se atravesó frente a un motociclista, que terminó impactándolo y perdiendo la vida producto del choque en el Acceso Este, en Santa Lucía. La Policía detuvo al propietario del animal, que supuestamente se soltó, y le imputó el delito de homicidio culposo a raíz de la muerte de ese hombre que iba camino a su trabajo.


El que pagó con su vida dicha negligencia fue David Santiago Salinas (49), un chimbero separado y padre de 4 hijos, quien tuvo el accidente ayer a las 6 de la mañana en el momento en que transitaba en su moto Honda Twister 250 rumbo a la planta de la empresa Taranto en Las Chacritas para presentarse en su turno. El que ahora deberá responder por tremendo descuido es Alberto Bravo (40), propietario de ese animal que resultó herido y que quedó secuestrado, indicaron fuentes del caso. Como en el caso de la triple tragedia de Bermejo en 2014 (ver recuadro), el dueño del equino será sometido a proceso por su posible responsabilidad en el accidente.


Por lo que pudieron averiguar los policías de la Seccional 5ta, el caballo supuestamente estaba atado a una estaca en la propiedad de Bravo, al lado de la estación de servicio Open en el Acceso Este, y se soltó en horas de la madrugada. Al parecer, anduvo dando vueltas por la zona. Un testigo habría dicho a la Policía que el animal vino del lado Norte, que saltó el guardarraíl y se atravesó a lo ancho por la ruta en el instante justo que se acercaba David Salinas en su moto. Los investigadores sospechan que el motociclista iba rápido y lo tomó tan de sorpresa la aparición del animal, que no pudo esquivarlo. Fue así que chocó contra la parte trasera del caballo y perdió el control de su Honda. Las huellas indican que cayó pesadamente y se arrastró como 50 metros, dijeron testigos. El peor golpe lo sufrió en la cabeza y murió casi en el acto. El animal, en tanto, salió espantado y volvió a la casa de su dueño. Minutos más tarde, a través de datos proporcionados por los testigos, los policías de la Seccional 5ta secuestraron al caballo y detuvieron a su dueño.

 

El caso de Bermejo que dejó 3 muertos


El caso de ayer remitió de inmediato al accidente ocurrido el 11 de julio del 2014 por otro caballo suelto que se atravesó en la ruta 141, en Bermejo, Caucete, y desató un choque en el que murieron una mujer y sus dos hijos. Por ese hecho actualmente está procesado Hermes Ibáñez, el puestero dueño del caballo, quien espera el juicio por el delito de homicidio culposo en el Cuarto Juzgado Correccional.

En aquel accidente fallecieron Ana Yossa y sus hijos Santiago, de 3 años, y Ernestina de 7. Todos ellos viajaban en un Chevrolet Corsa conducido por el marido de Yossa y padre de los niños. El siniestro se produjo a las 20 en el km 135 de la ruta 141 cuando el animal se cruzó en la carretera.