En un cumpleaños cargado de emociones, la torta que deleitó a los presentes en la fiesta se llevó gran parte de las miradas. Agustina Álvarez festejó sus 15 años el pasado sábado, y los invitados quedaron maravillados con el pastel.

 

Lo preparó la abuela de la cumpleañera, la repostera Lucía Montaño. Y no sólo sorprendió por su rico sabor, sino también por su tamaño. La torta era de seis pisos, medía 1,50 metros y pesaba 45 kilos. Además, era una réplica a escala del vestido de Agustina.

 


La torta no fue la única sorpresa en el festejo. Su abuelo Ángel Cuello, herrero de profesión, le regaló un trono que le fabricó desde meses. También Agustina fue recibida por una canción que en vivo le cantó su papá. Fue un hermoso vals "La bella y la bestia", con el que iniciaron la noche bailando.

 

 

Pero eso no fue todo. Gisele Cuello y Jonathan Recupero, los padrinos de 15, le regalaron un oso gigante de dos metros, el último juguete de su niñez, para simbolizar el paso a una nueva etapa.

 


El evento se llevó a cabo en el Salón Camping de ATE, en Pocito. "Los sueños se hacen realidad", dijo Agustina al terminar la noche, según contó su padre a DIARIO DE CUYO.