El plan de moratoria del IPV comenzó en diciembre del 2017 y culminó este año en el mes de julio. El objetivo fue normalizar la situación de los adjudicatarios poniéndose al día con las cuotas de sus viviendas o gestionando un nuevo plan de pago.

 

Por este plan se establecieron quitas de interés, planes de pago de entre 6 y 24 cuotas y beneficios para cumplidores.

 

En estos meses, más de 16 mil personas se acercaron a la planta baja del Centro Cívicopara consultar por su situación y 7.000 familias adhirieron a la moratoria. Los números finales de este plan cumplieron con las expectativas del IPV, ya que se cancelaron 1.579 viviendas. Además, como beneficio complementario para el sistema, esto posibilita mayor celeridad administrativa ya que se agilizan los trámites de cobro para quienes todavía están pagando sus cuotas.

 

A través del Plan de Regularización de Deudas se percibió entre pagos y adhesiones a planes de moratoria $95 millones de los cuales $10 millones corresponden a la cancelación de viviendas.

 

Si bien la moratoria ya finalizó, es importante destacar que aquellos beneficiarios que tienen sus cuotas al día hasta octubre de 2017 aún pueden acceder al beneficio de cancelación de su vivienda con un 20% de descuento. Esto rige hasta diciembre de 2018.