Conforme a lo analizado en el primer artículo publicado el pasado sábado en estas páginas, el licenciado en administración agraria y contador de la consultora Labranza, Ernesto Olivera Más, es clave en esta época del ciclo vegetativo, "hacer un balance de los precios cobrados en este año por el productor en cuotas, versus lo cobrado de contado. Y luego plantear una potencial proyección del precio 2024 por kilogramo".

Para el viñatero, "si bien el precio del producto o kilo de uva, manejado por un oligopsonio ha tendido a acomodarse a la realidad económica atravesada por el país, cruzada por una inflación de costos del 275% contra 271% entre 2019 y el 2023, lo cierto es que; la evolución del costo laboral para una finca de unas 25 hectáreas, que representa el 70% del costo unitario kilogramo de uva, el costo del gasoil que aporta el 10% y el valor dólar oficial, siendo el 20% del mismo; siempre terminan llevando a que sea necesaria la misma o similar cantidad de kilogramos de uva -variedad Cereza- cultivadas, para cubrir el costo anual de un obrero común".

Esto es, "unos 13.117 kilogramos promedio por salario o el equivalente aproximado a los kilos de una hectárea. Prácticamente 1 hectárea si tomamos datos reales del INV Promedio por hectárea, se lo llevaría el costo de 1 obrero tractorista-". Esto es, "en una provincia donde el 92 % de las fincas cuentan con unas 25 hectáreas cubiertas de vid".

Olivera entre otros conceptos aclaró la necesidad de exceptuar el año 2021, "que debido al aumento en el consumo específicamente de vino y sus derivados por la pandemia, el precio mejoró en un 100% respecto la campaña anterior".


Por ello, "teniendo en cuenta la evolución de estos factores y al día de hoy -30 de noviembre 2023-, es que el precio al contado en caso que la cosecha fuese mañana, sería de $101,85. A febrero 2024 solamente se puede prever el ítem correspondiente al costo laboral debido a que la paritaria, del Convenio Colectivo de Trabajo Nº 154/91 ya cerró. No así con el precio del gasoil ni el valor del precio respecto del dólar; teniendo un piso de $140,50. Finalmente, para Junio 2024, que es cuando la mayoría de las bodegas terminan realizando la liquidación de la cosecha, es un total impensado valor", señala el vice presidente de Federación de Viñateros.

Y reflexionó: "Por supuesto, cada finca es un mundo y los que tienen contratistas necesariamente disientan de este número".


Apostar al pistacho

Para Olivera Más, "siendo conscientes, por un lado, de los cambios dados en materia productiva, así como de las modificaciones en los hábitos alimenticios y cuidados de la salud de una porción significativa de la población, por otro, Labranza ha detectado en la industria del pistacho, un cultivo con potencial para operar, a mediano y largo plazo, el cambio de matriz productiva que permita alcanzar su supervivencia, tras el cambio generacional".

Entre las principales razones para invertir en pistacho el profesional cita:

* Rentabilidad: Un inversor bien asesorado recupera la inversión total realizada en su plantación de pistacho en un plazo de 8 a 9 años y, sobre todo, con una proyección a futuro muy buena.

* Contribución al medio ambiente: La implantación de grandes superficies de plantación de pistachos, contribuye a la reforestación masiva en zonas propensas a deforestación y desertización.

* Aprovechamiento del suelo: El pistacho es la mejor alternativa para el aprovechamiento de zonas pobres donde otros cultivos dan poco rendimiento, siendo el pistacho el más rentable comparado con el olivo, la vid, el almendro, etc.

* Requerimientos hídricos: El pistacho apenas necesita agua, ya que tiene un origen de tierras desérticas o semidesérticas.

* Gran demanda de mercado: El pistacho es un fruto muy demandado y en alza, no sólo como fruto seco, sino también en confitería, gastronomía y cosmética.

* Longevidad y adaptación: El pistacho es una planta longeva (+100 años), que se adapta a un amplio abanico de suelos y condiciones climáticas especiales, como las que se dan en Irán, California, Turquía y San Juan en Argentina.

* Bajos costos y enemigos biológicos: Los gastos de mantenimiento de las plantas son bajos y estables en el tiempo, comparados con otros cultivos. Tiene pocos enemigos biológicos. 

Cabe recordar que en el mundo el consumo del pistacho aún no encuentra techo, impulsada por la demanda y crecimiento de sectores alimentarios como el de los snack, el repostero y el helado entre otros usos. Incluso en Argentina la sustitución de importaciones es un traccionador clave de la demanda con muy buenos precios. 

De hecho, por los valores del mercado internacional que rondan los U$S 11 el kilogramo, los rindes obtenidos en San Juan y los bajos costos operativos respecto de otros cultivos, se lo bautizó "oro verde", parafraseando el introductor del cultivo en Argentina, arquitecto iraní Marcelo Ighani.

Conclusión

A la espera del cambio de Gobierno y del comienzo de la nueva vendimia, "habrá que seguir intentando mantener los costos en proporción a la constante inflación; abastecerse de insumos y utilizar herramientas financieras que permitan mantener el poder adquisitivo de la renta recibida producto de las ventas 2022/23".

En el mediano plazo, "la propuesta de valor, sería ampliar, modificando la matriz productiva de la provincia, hacia otros cultivos. Incursionando en la producción y comercialización del pistacho".

Más Información: 2644 07-7600.