Martín Espejo (35), más conocido como Bebo, creció fascinado con las montañas calingastinas, cautivado por su belleza y por ese espacio intrigante que lleva a lo más alto que un hombre puede llegar con su esfuerzo físico. Esa pasión se tradujo en su tarea cotidiana que le permite el sustento diario, en la posibilidad de crecer en este deporte extremo, y ahora cumplir un sueño: formar parte de la Expedición Argentina que a fines de agosto enfrentará el desafío de escalar la octava montaña más alta del mundo, el Manaslu de 8163 metros, en el macizo Mansiri Himal, parte del Himalaya en la zona centro occidental de Nepal. El segundo sueño, quizá el más importante, es convertirse en el primer calingastino "nacido y criado", como el mismo dice, en este valle, en animarse a esta conquista.


El viaje comenzará el 20 de agosto desde San Pablo, Brasil, con escala en Qatar para luego llegar a Nepal, Katmandú, y así iniciar el ascenso que podría durar hasta el 7 de octubre de este año, teniendo en cuenta que el equipo tiene entre 50 y 55 días para alcanzar la cima.


Bebo será el único sanjuanino de este grupo de 9 andinistas de Jujuy, Córdoba, Salta, Neuquén, Mendoza y Buenos Aires. Todos con gran experiencia en altura y ascensiones previas en montañas de más de seis mil metros, y un duro entrenamiento de al menos dos años como lo hizo Martín.

La particularidad de esta expedición es su calidad federal al estar integrada por representantes de varias provincias, y ser la primera luego de casi 30 años que no llegaba hasta allí un equipo totalmente argentino.


"Empecé con mis montañas a los 14 años y ahora tengo la suerte de integrar esta misión al Himalaya. Soy el único sanjuanino y es un honor representar a mi provincia. Estoy súper contento de poder escalar la octava montaña más alta del mundo para lo que me he preparado mucho físicamente desde el comienzo de este proyecto que ya lleva dos años de trabajo. Este tiempo también nos garantizó poder comprar los aéreos, pagarle al gobierno de Nepal y a la empresa que nos va a prestar los servicios de campo base", dice Martín, con una visible felicidad.


Este desafío estaba en su cabeza desde hace tiempo ya que tuvo la suerte de hacer cumbre en las montañas más altas de Sudamérica, como el Aconcagua (6.961 metros), el Mercedario en 7 oportunidades- (6.720 metros), el Llullaillaco (6739 metros), y Alma Negra (6.120 metros), que en definitiva han sido la escuela para enfrentar este increíble ascenso que lo llevará a tocar el cielo.


Toda su vida está ligada al montañismo, tanto que se dedica al turismo aventura y astronómico en Barreal, y tiene una "Bike Rental", para ese fin, labores que no le han impedido escalar el Cordón del Tigre, el de Ansilta, entre otros que formaron parte del entrenamiento personal que tuvo en estos años para llegar en condiciones óptimas al Manaslu.

El costo por persona que incluye casi todo lo necesario para esta actividad, asciende a unos 14.780 dólares, una cifra significativa, más aún en los tiempos que corren. Por ahora todo ha sido esfuerzo personal y la colaboración del intendente de Calingasta, Jorge Castañeda, y la Secretaría de Deportes de la provincia.


"Me han dado el sí para ayudarme, así es que el apoyo lo tengo en esto que es tan importante porque desde el año 1993 no va ninguna expedición íntegramente argentina al Cordón del Himalaya", dice Bebo, apodo que se ganó desde su nacimiento ya que era tan grande como un bebote.


El objetivo de la expedición es subir por medios propios, y garantizar el reparto igualitario de tareas entre todos los miembros. Por supuesto que los principales valores que sostendrá al equipo son el deporte y la investigación geográfica ya que son las características destacadas de este proyecto.


Gran caminata argentina


Por razones económicas y también filosóficas los montañistas llegarán hasta el campo base caminando y no en helicóptero, pero con un ingrediente más que especial. Un grupo de argentinos los acompañará en esta etapa que dura 7 días, no sólo para dar apoyo a semejante hazaña sino también para vivir una aventura personal intensa y única por sus características.


La planificación y coordinación tanto del ascenso al Manaslu como del trekking al campo base se encuentra a cargo de un destacado guía jujeño, Sebastián Aldana, quien en el año 2018 junto a Nicolás Fiad, se constituyeron en los primeros argentinos en alcanzar la cumbre de esta montaña.

La logística


El Manaslu, al igual que otros picos de la zona han sido muy poco explorados hasta la fecha por la negativa del gobierno del lugar, razón que lo ha motivado a ofrecer su colaboración a universidades y organizaciones destinada a la investigación.


A la par, Martín se ha planteado un desafío que le da a esta misión otra particularidad: promocionar turísticamente a la provincia y al país.


Una vez instalados en la Base comenzarán la escalada por sus propios medios, contando con oxígeno suplementario a partir de los 7000 metros en caso de necesidad.


Si bien permanecerán aislados durante dos meses, contarán con un teléfono satelital con el que informarán los progresos a los medios, a los patrocinadores y a sus familias. Dispondrán de un localizador GPS y con él periódicamente enviarán la localización, como así también podrán postear mensajes a las redes sociales cuando resulte posible.


La selección argentina


Sin duda que se puede hablar de la Selección argentina de montañistas que, como todo equipo de elite, se reunió para conocer las aptitudes de cada uno y afianzar al grupo, en plena montaña. "Nos hemos encontrado y hemos estado trabajando juntos en el Llullaillaco en la Puna de Atacama, también algunos estuvimos en el Aconcagua y el invierno pasado nos reunimos en Barreal. En esa oportunidad escalamos uno de los picos de Ansilta", agrega el andinista.


No caben dudas que la preparación ha sido más que fuerte para garantizar un estado físico y mental que permita hacer cumbre en la montaña del Himalaya.


Martín, es probablemente la persona que más veces hizo cumbre en el Mercedario, llegando 7 veces a la cima, sin duda un antecedente más que importante para avanzar en esta nueva hazaña.


Las metas en Argentina y América están cumplidas, ahora el reto es el Manaslu, con lo que podrían consagrarse en ser la primera expedición argentina que lo logré, y Martín, el primer calingastino que toque ese cielo con las manos.

Protagonistas


El equipo argentino que intentará llegar a la cima del Manaslu está integrado por: Sebastián Aldana; José Olivo; Miguel Olivo; José Granados; Marta Marlia; Matías Gómez; Jaime Soriano; Diego González y el sanjuanino Martín Espejo.



El Manaslú


La montaña que desafiará la expedición argentina está ubicada en el macizo Mansiri Himal de cordillera del Himalaya, en Nepal. Es una de las catorce montañas con más de ocho mil metros de altitud (exactamente 8.163 metros sobre el nivel del mar).


Manaslu significa "Montaña de los Espíritus". La palabra proviene originalmente de Manasa, que significa intelecto o alma.


La lejanía, dificultad de acceso y limitaciones históricas por parte de las autoridades del lugar hacen de esta región un sitio poco explorado con varias montañas jamás ascendidas. Por ese motivo es que han ofrecido su colaboración a institutos de investigación, universidades, federaciones y publicaciones especializadas que deseen aprovechar esta actividad para contribuir a sus investigaciones.


En los casi dos meses de expedición se interactuará activamente con las autoridades locales y turistas de todo el mundo, siendo esta una oportunidad para promocionar a cada provincia y al país como destino de turismo activo destacado.



La expedición


En esta oportunidad la misión tendrá puntos claves para llevar a cabo:

* Deporte fuera de la competición y rivalidad.
* Trabajo en equipo como medio para alcanzar el éxito.
* Respeto del entorno natural.
* Visita de áreas remotas, conocimiento de otras regiones y otras culturas.
* Contribución a la promoción de las montañas de San Juan especialmente la zona comprendida como la Cordillera de Ansilta y Cordillera central de La Ramada (Andes Centrales, con picos de más de 6000 m.) y su región andina como destino destacado del denominado Turismo Activo, de su naturaleza y su cultura.
* Intercambio de hábitos culturales.
*Contribución a la investigación geográfica: traqueado de rutas con GPS y publicación de los resultados.

El costo por expedicionario está calculado en 14.780 dólares.


El representante local


Su gran vínculo con los cordones montañosos de su Calingasta natal, ha llevado a Martín Espejo a realizar el proyecto de la Escuela Municipal de Montaña de la Municipio departamental. Cuenta con muchos ascensos desde sus comienzos a los 14 años, tales como:


Cordón del Tontal, pre cordillera de los Andes. Cerros Tontal Norte (4100 msnm), Pircas (4300 msnm) y el Manchado (3800 msnm); expedición Cerro Mercedario sin lograr la cumbre alcanzando los 6000 metros, campamento de altura "La Ollada cuando tenía apenas 15 años.


A la par ha realizado cursos de primeros auxilios y rescate en zonas agrestes. Posee gran experiencia en montañas de la Cordillera Central de San Juan y Mendoza. Ha participado en alrededor de 12 expediciones al Cerro Mercedario por diferentes rutas. Logrando cumbre en 7 oportunidades.


Entre el año 2001 al 2021 logró ascensiones a los picos 3, 4, 6 y 7 de la Cordillera de Ansilta (de más de 5000 msnm); a montañas del Cordón de la Ramada; Alma Negra; La Mesa, Cerro Negro, también del Aconcagua, la montaña más alta de América.


A esto se suman las escaladas en la Patagonia en Río Negro y Santa Cruz y diferentes trabajos en empresas turísticas de la zona en temporadas de verano.


Si de la cordillera se trata no faltan sus incursiones en los cordones salteños y jujeños como el Zucho, Volcán Tuzgle, Volcán Llullaillaco, entre otros.



Área de conservación


Manaslu es una zona protegida desde el año 1998 y cubre 1.663 kilómetros cuadrados, en la cordillera Mansiri Himal al norte de los Himalayas.


El área de conservación comienza a una altura de 600 metros y está cubierto por la octava montaña más alta del mundo, el Manaslu. Entre sus atractivos figura que la región es el hogar de 33 especies de mamíferos donde se incluye el leopardo de las nieves, el ciervo almizclero o la cabra salvaje del Himalaya. Hay más de 110 especies de aves y tres especies de reptiles, además de más de 2.000 especies de plantas con flores.


Ofrece una variedad de opciones de senderismo o trekking. La ruta popular de 177 kilómetros, bordea el macizo homónimo sobre un paso hacia el Annapurna. El gobierno de Nepal ha dado permisos para el trekking de este circuito desde el año 1991. El sendero sigue una antigua ruta de comercio de la sal a lo largo del río Budhi Gandaki.


La intención del gobierno al poner restricciones para el trekking y el ascenso a sus picos más altos es lograr la conservación y el uso sostenible dentro de la zona delimitada, incluyendo al Manaslu.


Los tres lados de esta montaña bajan poco a poco hasta las terrazas de la parte baja, las cuales están escasamente habitadas. Esta zona es muy popular entre los excursionistas y ofrece buenas vistas de las montañas nevadas de la cordillera del Himalaya, y permite una estrecha interacción con los diferentes grupos étnicos que viven en pueblos de montaña diseminados a lo largo de la ruta.


Tradicionalmente, la primavera o la época pre-monzónica es la temporada menos peligrosa en lo referente al mal tiempo, la nieve y los aludes o avalanchas. El Manaslu es una de las montañas más peligrosas de más de 8.000 metros de altitud.


Fuente: Viaje por Nepal

Por Myriam Pérez
Fotos: Gentileza Martín Espejo