El empresario kirchnerista Lázaro Báez fue trasladado esta tarde desde la cárcel de Ezeiza a una clínica privada por una "arritmia severa" que fue detectada por los médicos del penal. Báez, que ya había sido tratado por esa dolencia en la cárcel y que la padece desde antes de su detención, fue trasladado a la clínica Los Arcos, en Palermo. Fuentes médicas le informaron a Clarín que su situación es "estable" y que no reviste mucha gravedad.

 

El empresario K sufrió un cuadro arritmia con parámetros "fuera de lo habitual" y el personal médico del Servicio Penitenciario Federal pidió un control externo. Fuentes oficiales señalaron que pese a que se trata de una patología con la que ya ingresó hace un año, al penal, "hoy se mostró con algunas señales que ameritaban otros estudios".

 

El empresario está preso en Ezeiza desde abril del año pasado por orden del juez Sebastián Casanello, que lleva adelante la causa de la Ruta del Dinero K.