De los $580 millones que el Departamento de Hidráulica puso al cobro en el 2022 en concepto de canon de riego, los productores sólo han pagado $90,5 millones, es decir que adeudan al organismo el 85% del monto destinado al mantenimiento de la red de riego. Y sumando la deuda que viene de años anteriores, el rojo del ente asciende a los $1.090 millones. Frente a esta situación, que los propios regantes admiten como una cuestión "cultural" en el sentido de que muchos no tienen asumida la necesidad de cumplir con ese compromiso, saldrán a intimarlos a fin de mes, según dio a conocer Ramiro Cascón, secretario del Agua. Empezarán con las deudas más antiguas y correspondientes a las mayores sumas.

Hay que recordar en abril de este año, desde Hidráulica incluso dijeron que iban a cortar el servicio a los morosos, pero ahora sólo habrá intimaciones y la ejecución por la vía judicial.

El canon que pagan los regantes está destinado a la limpieza y mantenimiento de la red de canales y lo administra cada junta de riego, una por cada departamento. Así, en cada distrito, se calcula la cantidad de jornales que hacen falta para la limpieza de la red y de ahí surge el monto, que este año tuvo un fuerte ajuste porque no se había tocado antes por la pandemia (ver aparte). Por eso es que en realidad lo que paga cada regante por hectárea y por año es un monto que está constituido por el canon propiamente dicho, que para el 2022 es de $100, y después está tasa retributiva de servicios hídricos, que es la que determina cada junta de riego en función de las necesidades de cada departamento. De modo que lo que paga el productor pasa a engrosar el presupuesto que tiene la repartición para encarar todas las obras de riego necesarias para los cultivos. Abarca desde la limpieza y monda de canales, hasta la ejecución de nuevas perforaciones o la reparación de pozos de agua subterránea que sirvan para colaborar con el agua de riego que proveen los diques de la provincia. En una época de sequía, como la que vive la provincia en la actualidad, esos fondos hacen más falta que nunca y por eso la necesidad de recaudar que tiene en particular este año Hidráulica.

Para el 2022, el ente dispuso que el canon de riego se pagara, hasta el 10 de julio pasado, con el 30% de descuento. Vencido el plazo, los planes de pago disponibles incluyen distintas modalidades. Quienes opten por cancelar las deudas hasta en 5 cuotas tendrán una quita del 70% en los intereses. Otra opción es abonar hasta en 12 cuotas, en la que se considera el capital más los intereses, pero no hay intereses adicionales por la financiación. En cambio, hasta en 24 cuotas, habrá un interés del 1,5% por mes.

"El regante exige que se le entregue el agua, pero debe cumplir con los pagos y participar en la toma de las decisiones", dijo Cascón.

Para los regantes que no regularicen su situación, a partir de fin de mes habrá primero intimaciones desde Hidráulica y luego habrá cobro judicial a través de la Fiscalía de Estado, el gran bufet de abogados que tiene la provincia. Comenzarán con las deudas más antiguas y más voluminosas en los montos.

Desde la junta de riego de Chimbas, Eduardo Garcés, que también lidera la Federación de Viñateros, dijo que "por ahí el regante tiene otras prioridades y no paga, pero es una obligación y todos tienen que cancelar sus deudas".

Andrés Roca, de la junta de riego de Caucete, sostuvo que "el agua de riego es lo más barato que hay y hay que cumplir con ese compromiso".

  • Con suba para este año

El canon que pagan los regantes en la provincia, que incluye la tasa retributiva se servicios, vino para este año con un incremento de hasta el 283%, como en el caso de Zonda (ver infografía). Y fue, según explicaron desde el Departamento de Hidráulica, porque el año pasado no hubo ajuste, al igual que durante la pandemia.

El caso de Zonda es el más significativo porque los regantes de ese departamento pasaron de pagar por hectárea por año, de $1.251,81 en el 2021 a $4.798,76. En la otra punta de la tabla está Valle Fértil, donde el año pasado pagaban $608 y ahora subió a $973,77.

El caso de Chimbas también es particular porque los productores pagan más caro porque tienen largos tramos de canales de riego que pasan por zonas urbanas, y los trabajadores de Hidráulica están constantemente sacando basura de sus cauces, lo que insume una mayor porción de gasto del presupuesto. En este distrito pasaron de pagar $1.799 en el 2021 a $4.492,67 este año.