Juventus venció 2 a 0 al Sassuolo como visitante y se alejó en lo más alto de la tabla de posiciones del Calcio. Gonzalo Higuaín marcó uno de los tantos, mientras que el restante lo convirtió Sami Khedira. Además del Pipita,Paulo Dybala fue titular.

 

Y justamente el atacante cordobés fue el que quedó envuelto en la polémica al término del partido por un gesto que tuvo con el entrenador Massimiliano Allegri cuando lo reemplazó. Todo ocurre en medio de una conflictiva renovación de contrato del delantero con el equipo de Turín.

 

Iban 78 minutos de partido, cuando el DT dispuso el ingreso del croata Marko Pjaca. Camino a los vestuarios, Paulo Dybala le negó el saludo a Allegri y lo dejó con el brazo extendido.

 

En rueda de prensa, el entrenador fue consultado por esta actitud. "¿Dybala, enfadado? Debería estarlo más. Puedo entender que en un momento así es normal que el jugador sustituido se la tome con el entrenador. Pero el cambio está hecho", dijo Allegri, minimizando lo sucedido.