El español Rafael Nadal, nueve veces campeón de Roland Garros, avanzó ayer a la final del Abierto de Australia, primer torneo de Grand Slam del año, tras superar al búlgaro Grigor Dimitrov por 6-3, 5-7, 7-6 (7-5), 6-7 (4-7) y 6-4 tras una batalla titánica que duró cinco horas, e irá en busca del título el domingo frente al suizo Roger Federer, en una nueva versión del gran clásico del tenis moderno.

Nadal, noveno en el ranking mundial de la ATP, sacó a relucir su mejor versión ante el búlgaro Dimitrov (15) e irá en busca de su 15to Grand Slam mañana desde las 5.30 -hora de la Argentina y en directo por ESPN- ante el notable suizo Roger Federer (17), quien el jueves superó en la primera semifinal a su compatriota Stan Wawrinka (4) por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3.

“Es difícil describir la emoción que siento, haber llegado a la final significa mucho para mí, estoy cansado pero muy feliz.

Lo del público fue maravilloso, muchas gracias por el apoyo que me dieron durante estas dos semanas inolvidables”, expresó el mallorquín exultante ni bien consumó su victoria, para el delirio
de las 15.000 personas que colmaron el estadio de Melbourne Park para verlo en acción y no se vieron defraudados.