Una fiesta en la Villa Obrera terminó en un verdadero escándalo. Es que una mujer que trabaja en la institución denunció  a quien se desempeñaba como vocal hasta abril, Gustavo Infante, por haberla golpeado tras resistirse a ser besada. En el caso ya intervino la justicia.

Según pudo saber  DIARIO DE CUYO, todo sucedió la madrugada del sábado cuando una mujer (de quien no trascendió la identidad) se presentó en la comisaría 30 tras una fiesta en el club chimbero manifestando haber sido golpeada por Infante.  "La mujer dijo que habían estado tomando y este hombre quiso besarla, como se opuso recibió golpes de puño y puntapié", reconstruyeron  fuentes policiales. 

El médico legista constató las lesiones, la mayoría en su rostro, y se le dio intervención a la Justicia.