El pasado martes 3 de julio, Nahir Galarza fue sentenciada a cadena perpetua por el crimen de su novio, Fernando Pastorizzo, el pasado 29 de diciembre en Gualeguaychú. Con la pena máxima, la joven de 19 años recién saldría de prisión a los 54, si bien sus abogados apelarán la condena y confían en una reducción.

 

Mientras, Nahir pasa sus días entre libros y proyectos en una celda de la comisaría del Menor y de la Mujer de esa ciudad entrerriana.

 

Novelas de Julio Cortázar, de Gabriel García Márquez, libros de numerología y de tragedia griega. Esa es la lectura que eligió la joven para "quemar" el tiempo.

 

Además, tiene una radio con la que se entera de las noticias. Sus padres, que le aconsejan que no esté tan pendiente de qué se dice de ella, ruegan por que no se entere de la viralización de su video sexual.

 

Nahir también recibe cartas de gente que la apoya y que cree que la joven fue víctima de violencia de género por parte de Pastorizzo, y que ello fue lo que motivó que lo asesinara.

 

En medio de las cuatro paredes, la joven también se hizo tiempo para evaluar la posibilidad de retomar sus estudios en Derecho y hasta no descarta escribir su autobiografía. "Ya que todos escriben sobre vos, es hora de que vos escribas sobre vos", le aconsejaron familiares, según publica Infobae.