Certificados. En junio, diez Juzgados, entre ellos, el que conduce Mariano Ibañez, del Primero Laboral, certificaron normas ISO 9001. El acto fue en la Legislatura y estuvieron presentes los ministros de la Corte. El Juzgado Civil Nº1, el Nº3 y el Nº11; el Correccional Nº1 y Nº4; el Cuarto Laborales, y los juzgados de Paz de Capital, Rivadavia y Chimbas. 



Frente a la demora en la resolución de las causas, la Corte de Justicia encaró una primera auditoría en los ocho juzgados civiles y en los seis laborales de primera instancia para tener un escenario sobre quiénes van a la cola y en dónde radica el problema. El resultado arrojó que de los 14, hay cuatro que están mal y una muestra es que fijan audiencias, clave de los procesos, en lapsos muy extensos, de cuatro a ocho meses. Y encima, la finalización de una de esas fases insume hasta un año, lo que termina retrasando todo, hasta el dictado de la sentencia. Por eso, el máximo tribunal los intimó hace una semana y media para que cumplan con una serie de pautas y presenten un plan de trabajo para bajar la llamada mora judicial. El proyecto debe estar listo en dos semanas y los responsables deberán cumplirlo, si no lo hacen, se expondrán a sanciones administrativas.


El letargo en la resolución de los expedientes afecta directamente a toda persona que se ve involucrada en un juicio civil o laboral, que en muchos casos tiene que esperar un promedio de cuatro años para tener una respuesta. Esto sin contar si no hay instancias de apelación. Este medio accedió a las conclusiones de la auditoría y los que están muy retrasados en el ámbito civil son el Séptimo y el Octavo Juzgado, a cargo de María Elena Videla y Walter Otiñano respectivamente. En el fuero laboral, la situación se da en el Tercer Juzgado, que conduce Mónica Rodríguez, y en el Sexto, revelaron fuentes calificadas, lo que coincide con las críticas de los litigantes. Este último se encuentra vacante, tras la jubilación de Gustavo Taddei, quien encima arrastraba retrasos. El resto se encuentra dentro de una calificación entre muy buena y buena, es decir, están al día o tienen pocas causas por resolver.


Al ser consultado, el ministro de la Corte Guillermo De Sanctis evitó dar nombres por tratarse de una información interna, pero resaltó que se llevarán a cabo auditorías en los demás fueros y que el máximo tribunal también trabajará para reducir sus plazos de resolución.
Los resultados del control interno quedaron, de alguna manera, plasmados en una acordada de la Corte. En la misma se desprende que luego de una demanda por daños y perjuicios o por un incumplimiento de contrato y la contestación de la otra parte, entre los juzgados morosos no se ordena una audiencia inicial. Esa instancia es importante porque le sirve al magistrado para depurar prueba pedida por alguno de los interesados que no lleve a nada, sea repetitiva, innecesaria o dilatoria. Es más, el juez puede sugerirle a los involucrados que tienen la posibilidad de un acuerdo. Además, salió a la luz que si fijan esa audiencia, la programan para dentro de tres o cuatro meses. La Corte les ordenó a los funcionarios que lleven adelante dicha etapa y que no se establezca más allá de un mes. Una situación similar se da en algunos juzgados laborales con la audiencia de conciliación y para ellos la orden fue la misma.


En ambos procesos, civil y laboral, detectaron que la fase de presentación de pruebas de las partes se fija hasta ocho meses después de iniciada la causa y luego la etapa dura un año más. Por eso, el máximo tribunal dictaminó que esa audiencia y las medidas se produzcan dentro de un plazo de tres meses.


De Sanctis, junto al subsecretario Administrativo, Mauricio Cerezo, explicó que los que vienen más retrasados presenten el plan de acción, deberán cumplir con lo pautado y los tiempos del mismo, dado que se expondrán a sanciones que van desde apercibimientos, suspensiones y en última instancia, pedido de jury de enjuiciamiento. Es más, dijeron que está abierta la posibilidad de sumar personal temporal para sanear la situación, pero la medida resta puntaje. Si bien las indicaciones apuntan a los morosos, también sirve para el resto, para que mantengan el nivel. El control estará a cargo de la Dirección de Planificación, Control de Gestión y Estadísticas.

 

Pericias

La Corte de Justicia dispuso que las medidas periciales se vayan produciendo junto con el resto de las pruebas, por lo que la designación de peritos deberá hacerse en la audiencia inicial. Una de las principales demoras dentro de los juzgados es porque hay magistrados que ordenan que las pericias se realicen en el transcurso del proceso.

En la tarde

El máximo tribunal le encomendó a los distintos juzgados morosos que hagan una correcta distribución de las tareas y de los horarios del personal a cargo para que, de esa manera, hagan uso de la facultad de convocar a trabajar en el horario de la tarde. La intención es que los juzgados que están más complicados puedan bajar los retrasos de las causas.

Focus group

La Corte convocará a letrados locales, de experiencia y reconocimiento de cada uno de los fueros, para que participen en un equipo de control y calidad de la gestión judicial. El objetivo de la convocatoria es para que reflejen, cara a cara con los diferentes actores, las fortalezas y debilidades del funcionamiento del servicio de Justicia.