Descartados. Ayer las autoridades del Consejo Directivo de DAMSU retiraron los medicamentos de la farmacia ante escribano público. Hoy presentarán un informe en Salud Pública.

 

 

Los medicamentos estaban contenidos en cajas que ocupaban todo un pasillo, al costado de la escalera de ingreso a la farmacia de DAMSU. Eran 52 paquetes que contenían fármacos, junto con cuatro más con artículos de perfumería. Todos vencidos. En total fueron 2.993 medicamentos que se pusieron a disposición de la firma Tecma, para su descarte. El monto de pérdida en las cuentas de la farmacia por los vencimientos está estimado en 1.401.769 pesos, pero no descartan que pueda ser más. Lo que ocurrió ayer es un capítulo más del escándalo de la obra social universitaria, que arrancó en febrero cuando la farmacia fue intervenida por graves irregularidades administrativas.

Entre los remedios que fueron descartados figuran drogas de todo tipo como antialérgicos, antibióticos, ibuprofeno, insulina, remedios para la osteoporosis, la presión y aspirinas. Algunos vencieron en 2013 y otros caducaron a principio de este año.

Los miembros del Consejo Directivo de la obra social de los universitarios no encuentran explicación a lo ocurrido y por qué los responsables de la farmacia dejaron que tanta cantidad de medicamentos vencieran y no hicieran uso de mecanismos existentes para no perder el valor del stock, como negociar con los laboratorios el intercambio de fármacos vencidos por nuevos. La farmacia cuenta con tres profesionales habilitados, pero quien está en la mira por el mal manejo es Silvia Castro de Bolaños, quien se desempeña como directora técnica. Por eso DAMSU presentará hoy en Salud Pública un informe de lo ocurrido ayer, junto con el acta que confeccionó el escribano público por la eliminación de los medicamentos vencidos. Según fuentes oficiales, si las autoridades provinciales determinan que hubo un mal manejo en los medicamentos, puede derivar en la suspensión de la matrícula de la profesional. Por otro lado, las autoridades de DAMSU, que encabeza Zulma Corzo, evaluarán en los próximos días los pasos a seguir en materia administrativa, con el posible inicio de un sumario dando la posibilidad a la farmacéutica a que se defienda, y luego definir si le corresponde algún tipo de sanción. Si la obra social comprueba alguna irregularidad, el sumario puede derivar en un despido.

Quien dio detalles de la cantidad de medicamentos que fueron eliminados fue la interventora de la farmacia, Mirtha Ríos, quien aseguró que si bien se constató irregularidades en el control de ingresos y egresos de los medicamentos, hasta el momento no hay pruebas de que alguno se haya comercializado estando vencido y no cree que pudo llegarse a ese punto, porque "los afiliados lo hubieran denunciado", dijo. Por otra parte, fuentes ligadas a la institución indicaron que DAMSU está investigando la compra de los medicamentos ya que, en muchos casos, aparecen las facturas de los desembolsos, pero no copia de los remitos, donde debe figurar la cantidad de medicamentos ingresados.

Un informe preliminar de una auditoría externa, pedido por las autoridades (Ver Recuadro), puso en evidencia "graves irregularidades" dentro de la farmacia, con un déficit de unos 11 millones de pesos, en su mayoría por deudas con laboratorios, además de no contar con un control de los vencimientos y serios problemas administrativos.

 

Sin registro

946 Es la cantidad de medicamentos vencidos, que por su antigüedad, no contaban con precio en la farmacia.

 

La auditoría confirmó una deuda de 11 millones

 

A casi cuatro meses de haber comenzado con el estudio del balance financiero 2016-2017 de DAMSU, la auditoría externa ratificó el déficit detectado inicialmente de 11 millones de pesos. Según Zulma Corzo, uno de los inconvenientes más importantes es la farmacia y por eso comenzaron por normalizar la institución.

Con el estudio finalizado, las autoridades están en condiciones de retomar la asamblea general, está prevista para abril, para aprobar el balance.