El dato más relevante en cuanto al tiempo de 2016 fue que San Juan llegó a contar 27 días seguidos con nubes. Ahora, una racha vuelve a sorprender: la provincia lleva casi un mes bajo el impacto de una masa tropical cálida y húmeda que pone el termómetro al tope tanto en la mínima como en la máxima y sólo da respiros a través de frentes muy débiles que no llegan a cambiar la situación.

 

“El pasado 27 de diciembre se vivió el ingreso de una masa fresca y seca que cambió las condiciones de calor que se registraban con anterioridad. El 28 de diciembre ingresó la masa tropical y desde ese momento ningún frente logró romperla”, comentó el climatólogo Germán Poblete.

 

Y detalló que “normalmente, una masa de estas características permanece entre 8 y 10 días y hasta ahora no se divisa la llegada de un frente fuerte que pueda romperla”.

 

 

En ese marco, destacó que de hecho que “después del frente débil que llegó con el viento sur y dejó un respiro, para el sábado y el domingo se espera máximas que rondarán los 40 grados”.

 

Poblete informó además que lo característico de estas masas es que no sólo suben la temperatura máxima, sino que también generan un aumento en las mínimas. “En este periodo, sólo en ocasiones excepcionales el termómetro ha bajado de 20 grados y ha habido seguidillas de mínimas que no bajaron de los 25 grados”, detalló el especialista.

 

A la vez, dio a conocer los números del calor. Entre diciembre y lo que va de enero se registró 4 eventos con temperaturas de más 40 grados y hubo 25 días con más de 35 grados y 44, con temperaturas superiores a 30 grados.