Semanas atrás el pequeño  Ian Agüero, de  10 años,  cayó de un segundo piso. Este fin de semana el nene fue ovacionado por los jugadores de Peñarol, el  club del cual es fanático y juega en las inferiores.

 

Según contó su mamá, el nene fue citado por los jugadores  para ingresar con ellos a la cancha.

 

 

A Ian no le  importó el yeso en una de sus piernas y un brazo,  el  pequeño ingresó en  brazos de su papá y se emocionó al recibir una camiseta firmada por los futbolistas. 

 

El chiquito también pasó por camarines y compartió la intimidad del vestuario con sus ídolos.