Foto ilustrativa.

La suerte de este pequeño sanjuanino parece que quedó echada a la suerte desde el mismo día que llegó a este mundo. No fue una criatura bien recibida, ni su mamá ni su papá lo querían, al menos eso se desprende de las insólitas excusas que ambos pusieron cuando en la tarde noche del sábado se presentaron en la Comisaría 2da porque, argumentaron, ninguno de los dos se podía hacer cargo. DIARIO DE CUYO habló con el jefe de la dependencia, Atlio Soria, y contó detalles de una historia increíble.

Tal era el desamparo de este niño de poco menos de dos meses que a la fecha no tiene nombre, sus padres jamás lo asentaron en el Registro Civil. Además, luego de que fue dejado en la Seccional, ningún familiar de la pareja fue a preguntar por la criatura.

Cerca de las 20 del sábado, ambos cayeron con el bebé en brazos a la dependencia de Concepción (viven en la zona). Ella, una mujer de 38 años, le dijo a los policías que se lo quería dar al padre porque ya tiene "varios chicos" con otra pareja.

Él, de 40 años, trató de explicar que le era "imposible" tenerlo en virtud que tiene otra familia y llevar un bebé era poco más que "un problema".

Los pesquisas, sorprendidos por tamaños planteos, se toparon con que además la madre empezó a insultar a policías y al padre de la criatura, por lo que se le labró un expediente contravencional y acabó en un calabozo (permaneció ahí unas 12 horas).

Y el hombre, más calmo pero firme en su postura de no hacerse cargo del menor, se fue la sede policial. Ahí fue cuando la policía llamó al servicio 102 (del Ministerio de Desarrollo Humano) para que tomara cartas en el asunto y, además, se decidió judicializar el caso.