Comprar huevos de pascuas es una tradición instalada en el mundo entero. Algunos buscan hacerlos con sus propias manos porque les gusta la cocina, y otros, en cambio, porque ven la oportunidad para incrementar sus ingresos.


La técnica se aprende mirando recetas ya sea en libros, en la tele o internet y hoy "el diseño marca la diferencia", si queremos hacer próspero este tipo de proyecto. 


En  Europa, por ejemplo,  se creó la tendencia de regalarlos como juguetes, y esto gana lugar en las escuela de pastelerías y chocolaterías premium. 


Los huevos de chocolate “artísticos” se convierten en una tendencia que crece para celebrar las Pascuas. Te contamos en esta nota de qué se trata.


Según Adriana García, pastelera y profesora del Instituto Argentino de Gastronomía (IAG), “es una forma de aggiornar una tradición: en España, es difícil encontrar un huevo de Pascua tradicional, ahora los chicos reciben los que se hacen como si fueran juguetes”.

 

 

Inspirados en películas,  figuras de animales y dibujos animados, los pasteleros crean destacados y originales huevos de pascua. También existe la libertad de crear “figuras de huevos descontracturados, desplazados o huecos”, como si fueran esculturas.


La técnica básica es la misma que la de los tradicionales: se parte de un molde tradicional de huevo de Pascua. “A partir de ahí, es cortar y pegar y jugar con las formas”, explica García.

 

 “Es una manera de hacer ‘arte en chocolate’: el trabajo es completamente artesanal y lleva un extenso paso a paso –el templado del chocolate, la cristalización, y el armado y pintado de la pieza– que puede llevar hasta tres días”, según cuenta el chef ejecutivo pastelero del Palacio Duhau-Park Hyatt, Damián Betular.

 

Esta resulta ser así,  una artística y recomendable idea para quienes aprovechan las oportunidades. Salir de lo tradicional, "agregar ese algo" distintivo, puede ser muy rentable como negocio. 

 

Aquí algunos simpáticos y creativos diseños:

 

 

 

 Fuente: Diario Perfil