Un flagelo. Uno de cada tres argentinos vive debajo de la línea de la pobreza, mientras el 6,1% es indigente. Estos datos están en sintonía con los reportados por la Universidad Católica Argentina en su Barómetro Social.


El Índice de pobreza alcanzó en el segundo semestre del 2016 al 30,3 por ciento del país, alrededor de 12,7 millones de personas, por debajo del 32,2 por ciento del primer semestre, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).


Dentro de este 30,3 por ciento de pobres, hay un 6,1 por ciento que son indigentes, es decir, cuyos ingresos no alcanzan para comprar la cantidad de alimentos suficientes, también por debajo del 6,3 por ciento de la medición anterior. Por lo tanto, 12.500.000 de personas son pobres en la Argentina de acuerdo a su nivel de ingresos, mientras que de ellos cerca de 2.500.000 son indigentes.


La baja de la pobreza equivale a 800.000 personas que dejaron esa condición entre el primer semestre del año, cuando se reanudó la medición de la pobreza, y este dato del segundo semestre.


A fines del año pasado, una pareja de un hombre de 35 años, una mujer de 31, y dos hijos de 6 y 8 años, requería de 13.155 pesos al mes para comprar la Canasta Básica Total, y no caer por debajo de la línea de la pobreza, o 5.458 pesos para comprar la cantidad mínima de alimentos y no entrar en la indigencia.


Los mayores índices de pobreza se anotaron en Santiago del Estero, con el 44 por ciento, Seguido por Concordia con el 43,6; Gran San Juan 43,5; Córdoba 40,5; Corrientes 39,5, mientras que el Gran Buenos Aires, el índice alcanzó al 34,6%. En tanto, en Mendoza registra un 34,6 de pobres y San Luis un 27,3%.


La pobreza en el Gran San Juan afecta al 43,5 por ciento de la población, es decir, a 216.744 personas de un total de 498.438. Medida en hogares, implica que de un total de 142.211 hogares, son pobres 45.728.


Los menores índices se anotaron en la Ciudad de Buenos Aires, con el 9,5 por ciento, Ushuaia con el 9,7; Río Gallegos 13,4 por ciento.


Los menores niveles de Indigencia se anotaron en Ushuaia con el 2,1 por ciento, Comodoro Rivadavia y Ciudad de Buenos Aires, ambas con el 2,3, y Paraná 2,4 por ciento.


Los mayores niveles de indigencia se anotaron en Córdoba con el 10,8 por ciento, Santiago del Estero con el 8,8, y el Gran Buenos Aires con el 7,5 por ciento. 


La difusión de estos datos, y su correlato ahora con los índices de Pobreza e Indigencia, se había interrumpido a mediados del 2013 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.


A finales de marzo de 2015, el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, fue preguntado en una radio sobre cuál era el índice de pobreza, a lo cual admitió no saber ‘el número de pobres‘ que había en el país, y consideró ‘bastante estigmatizante‘ esa medición.


La leve mejora se explica por una tenue recuperación de la actividad económica que pasó de registros negativos a subas de 0,1 y 0,5 por ciento en el tercer y cuarto trimestre de 2016. Al mismo tiempo se produjo una moderada recuperación del poder adquisitivo del salario por la ejecución de los últimos tramos de las paritarias que se conjugó con una caída de la inflación a términos interanuales por debajo del 20 por ciento. El dato que difundió ayer el Indec a su vez mejora el panorama que había exhibido la última medición de la Universidad Católica Argentina, que había registrado un nivel de pobreza de 32,9 por ciento para el tercer trimestre del 2016.

 

Crece el empleo 0,7%

El empleo subió 0,7% respecto de igual mes de 2016, debido a un mayor registro de empleados públicos, monotributistas, trabajadores en casas particulares, y monotributistas sociales. De ese total, 8.565.137 son trabajadores del sector privado, 3.102.926 son empleados públicos, y 379.021 son monotributistas sociales. 

 

Creen que en 2 años puede bajar al 25%

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo que la pobreza ‘puede bajar en los próximos dos años y ubicarse entre el 20 y el 25%‘, es decir unos 10 puntos menos aproximadamente, y reiteró que se observa ‘un crecimiento del salario real este año‘. ‘La pobreza medida por ingresos puede bajar en los próximos dos años. Puede estar entre el 20 y el 25% en no tanto tiempo‘, indicó Dujovne para quien la recuperación de la economía ‘está basada en la inversión y no en el consumo’. ‘El gasto social del gobierno subió un 70%. Pero la industria estuvo mal, en parte por Brasil en un 80%, y en parte por la recesión local, porque nuestra industria depende mucho del consumo‘, subrayó Dujovne.

 

Dato positivo de la economía en enero

 

La actividad económica registró en enero una suba de 1,1% en forma interanual y cayó 0,5% con relación a diciembre de 2016. El dato interanual positivo de enero es el primero luego de 8 meses de caídas consecutivas y un resultado neutro en diciembre de 2016. Los datos corresponden al Estimador Mensual de Actividad Económica que el Indec difunde todos los meses a modo de adelanto de la evolución del PIB (Producto Interno Bruto) que se da a conocer de forma trimestral. El avance interanual de 1,1% de enero afirmó la tendencia ascendente que se observó en el último semestre de 2016, que había dejado subas de 0,1 y 0,5% para el tercer y cuarto trimestres, respectivamente.