Aunque el frío fue intenso en la tarde de ayer, en el interior del Estadio Cubierto Aldo Cantoni, el clima era distinto, dado el cariño que se percibía en miles de chicos que fueron acompañados de sus papás a ver a su ídolo de la tele. Piñón Fijo abordó el escenario con sus hijos, Sol y Jeremías, juntos brindaron un espectáculo que lo disfrutó toda la familia por igual.

El animador cordobés presentó su espectáculo 'Payabuelo', en el cual, llevó a escena a su primera nieta Luna. Con la promesa cumplida por parte de Piñón, el año pasado que visitó San Juan la última ocasión, compartió con alrededor de 2 mil seguidores, la alegría de ser abuelo. Y en ese marco, transcurrió el show musical con nuevas canciones, sus clásicos que todos los chicos demandan y los personajes de su ciclo. 

 

En un espectáculo para la familia, el payaso animó la tarde a pequeños y grandes, con Luna, su primera nieta.


El encuentro dio inicio con la presentación de Jere y Sol, quienes abrieron el ciclo musical y en el medio, una pantalla gigante con coloridas imágenes, en la que sorpresivamente irrumpió Piñón quien causó el asombro de los pequeños. ¡Arriba San Juan! ¡Hola chicos, hola grandes! ¿Cómo están ustedes? Estamos emocionados por volver. Hace como 30 años, la vida me dijo iba a ser papá por primera vez y fui papá. Hace 28 años la vida me dijo que iba a ser payaso y fui payaso. Hace 10 meses la vida me dijo que iba a ser abuelo de una luna, una luna creciente. Ahora está grandota y tengo un problema. Cada vez que termino un show, me agarra un ataque de amor y cuando al payabuelo le agarra un ataque de amor, miren como queda la nieta...', y a continuación vino Luna en los brazos de su madre, recibiendo el aplauso rotundo de la platea. Con esa escena de ternura presentó su nueva canción 'Una luna en la laguna'. Así, con ese tono, fue desarrollándose el espectáculo. Entre las canciones infantiles conocidas como 'Rogadora de lluvias', 'Choique, el ñandú', 'Una semilla' y el nuevo tema 'La canción del enojo', fueron apareciendo personajes de su ciclo televisivo como Cacho Alberto Brito, el inefable Cabrito y Alejo Cornejo, 'el único conejo que hace aparecer a un mago de una galera'.

 

El show tuvo mucha calidez y ambiente familiar. Con humor sano y canciones infantiles.

 

Anécdotas, chistes e historias, Piñón fue ambientando cada pasaje musical, en la que predominó el tema central sobre el ser abuelo. En la mitad del recital, hubo un inconveniente técnico y el suministro eléctrico para la iluminación y el sonido del escenario se interrumpió de manera imprevista, por lo que el público debió esperar unos minutos para reanudarlo. Con oficio, se pudo sobrellevar el momento, puesto que Piñón improvisó al tocar una canción, mientras que los espectadores, con las linternas de sus celulares, iluminaron todo el estadio. Al final, el desperfecto fue solucionado y el show continuó normalmente al cierre de esta edición.

 

Los piñoncitos disfrutaron junto a sus padres una tarde memorable.
Alejo Cornejo y varios personajes, se ganaron las risas de los pequeños.

FOTOS MARCOS CARRIZO