Atlético Tucumán selló este viernes una contundente victoria por 3-0 sobre Tigre como local, en una noche soñada para su ídolo Luis Rodríguez, autor de un hat-trick. Los tres puntos le sirven al Decano para quedar transitoriamente en lo más alto de la Superliga.

 

A los siete minutos, el Pulga desvió un remate en las narices de Augusto Batalla para marcar el primer gol de la noche. Ya cerca del descanso, Ignacio Canuto bajó en el área al Pulga y, a los 40, él mismo cambió el penal por gol con un disparo a la derecha de Augusto Batalla.

 

En el inicio del complemento, Andrés Lamas metió una mano en el área que vio el juez de línea y convalidó Fernando Echenique. Pero a los seis minutos, Cristian Lucchetti se agigantó ante Diego Vera y le ahogó el descuento.

 

A los 12, no obstante, llegó la perla de la noche, tras una contra, Rodríguez recibió por izquierda y picó la pelota con suavidad y dirección ante un Batalla que apenas lo vio definir se supo vencido.

 

El golazo rubricó la goleada y rubricó la velada, que terminó con el Pulga ovacionado (salió a los 18 pensando en el cruce del martes con Gremio) y fuegos de artificio enmarcando la fiesta local. El Matador es la contracara: sigue hundido en zona de descenso.