En el aspecto gastronómico, en el Paddock del autódromo El Villicum se puede encontrar de todo. Si, de todo. Tanto para desayunar como para almorzar alguna comida rápida o también algún menú más elaborado.


Como la actividad en el Superbike y sus categorías teloneras arranca temprano, las opciones gastronómicas son variadas. Arrancando por el desayuno, un café con semitas o medialunas cuesta 80 pesos, al igual que un agregado de brownies.


Para almorzar hay un abanico de opciones, ya que hay comidas rápidas y otras más elaboradas que son solicitadas de acuerdo al tiempo disponible que pueda llegar a tener el consumidor. Un choripan vale 150 pesos, mientras que un sandwich de bondiola o bife tiene un valor de $180. También hay otras opciones, como un plato de lasagna, rissoto o parrillada, que va desde los 250 a los $300.


Con respecto a las bebidas, una botella personal de agua o gaseosa ronda los 80 pesos, en tanto que una cerveza artesanal o una botellita de alguna marca importada tiene un costo de unos $120. También hay fernet, cuyo vaso de casi medio litro alcanza los 150 pesos. Hay precios para todos los gustos, teniendo en cuenta que es un evento internacional y que los valores son regulados por la organización del evento.