Marcelo Larrondo, el delantero mendocino que inició su carrera en Sportivo Desamparados, padece un problema de saluda que le impidió llegar al Once Caldas. El delantero con pasado en River y de último paso por el fútbol chileno, tenía todo acordado con el equipo colombiano para convertirse en refuerzo e incluso ya había sido presentado por el club en redes sociales. Sin embargo, a la hora de subirse al avión, tuvo un ataque de pánico y no pudo viajar a Colombia, lo que finalmente terminó frustrando su pase.

Después de una fugaz estadía por Audax Italiano, equipo en el que rescindió a principios de 2022 por "motivos personales", el atacante de 33 años iba a tener una primera experiencia en tierras colombianas, pero el imprevisto de salud le impidió partir rumbo a la ciudad de Manizales para cerrar su llegada y ahora deberá buscar un nuevo equipo. Estaba todo encaminado para el fichaje de Larrondo en el Once Caldas de Colombia. El propio club de Manizales había confirmado el acuerdo con Larrondo, presentando incluso un video con sus acciones, pero después debió aclarar que no iba a llegar por “problemas de salud”.

“Once Caldas S.A. se permite informar que el atacante argentino Marcelo Larrondo no llegará a la ciudad debido a inconvenientes de salud. De común acuerdo entre las partes se deshace el acuerdo que se tenía para su contratación”, comunicó el elenco colombiano de manera oficial. 

Larrondo, por su parte, explicó lo sucedido en perfil de Instagram: "Quiero agradecer por este medio el interés del club Once Caldas. Hoy debería haber viajado para incorporarme a esta gran institución, pero horas antes del vuelo sufrí un ataque de pánico que me impidió abordar el avión".

"Nunca antes me había sucedido una situación similar, y desde mi humilde lugar acompaño a todas las personas que lo padecen, ya que muchas veces el pánico se minimiza o invisibiliza", escribió el jugador.

Surgido de Desamparados, el delantero pasó por Tigre, Rosario Central (fue goleador), River y Defensa y Justicia en el fútbol argentino, aunque las constantes lesiones le impidieron demostrar todo su potencial. Ya en Chile, la pasó mal al vestir la camiseta de O'Higgins, donde recibió amenazas por parte de algunos hinchas. Su último paso fue por Audax Italiano, equipo en el que apenas disputó 14 minutos en dos partidos.