Fue otra noche especial para Gonzalo Higuaín en el fútbol italiano. El Pipita marcó dos goles para Juventus ante su ex club Napoli para meter a su equipo en la final de la Copa Italia . El delantero argentino vivió una jornada especial en el San Paolo, donde los hinchas locales no le perdonan haberse ido a la Vecchia Signora y se lo hicieron saber con silbidos e insultos que Higuaín contestó a su manera.

 

En el calentamiento previo al partido, Pipita recibió una estruendosa silbatina cuando dejaba la cancha y respondió con un gesto. Fue entonces cuando se equivocó de vestuario para la carcajada de algunos.