Gaudio, Coria y Cañas el flamante trinomio que conduce a Argentina tuvieron pasado como jugadores y todos terminaron con récord positivo.

 

Guillermo Cañas, Gastón Gaudio y Guillermo Coria fueron integrantes fundamentales de la Legión, la mejor generación de talentos que dio el tenis argentino. Los tres tuvieron con la Copa Davis, torneo que hoy los tiene como capitanes del equipo nacional, buenas y de las otras. Acá el repaso de la campaña de cada uno ellos.

 

Cañas fue el primero en debutar en el certamen y el último en despedirse. Fue nominado por primera vez en 1998 para jugar justamente contra Colombia -rival del fin de semana-, en una serie que se definió por paliza 5-0 y en la que Willy disputó el último punto. Allí se impuso a Eduardo Rincón por 6-2 y 7-6 (5). En total fueron 11 series hasta su participación en la semifinal de 2008 ante Rusia, donde en pareja con David Nalbandian perdieron contra Tursunov y Kunitsyn. Su registro fue positivo 5-2 arriba en singles y 4-3 en dobles.

 

El Gato, por su parte, tuvo una campaña que fue de mayor a menor y casi sin términos medios, como en el grueso de su campaña profesional. Fue héroe y villano. Llegó a ostenar un invicto de nueve partidos -siempre en individuales- y venció, entre otros, a los croatas Ljubicic y Karlovic y a los rusos Kafelnikov y Davydenko. Su cierre fue olvidable: en la semifinal de 2003 ante España pasó uno de los peores momentos de su carrera. Fue vapuleado como nunca antes: el viernes por el Mosquito Ferrero 6-4, 6-0 y 6-0 y el domingo en el punto decisivo por un lugar en la final poco pudo hacer ante Carlos Moyá, quien lo barrió 6-1, 6-4 y 6-2. Nueve meses después tendría su revancha más dulce al consagrarse campeón en Roland Garros. Su registro final en Copa quedó en 13 éxitos y tres caídas, todo compactado entre 2001 y 2003.

 

El Mago, en tanto, es el que menos jugó. Su debut, por diversas cuestiones se demoró hasta 2004, cuando ya era un consagrado. Fue en una serie contra Marruecos, por la primera ronda del Grupo Mundial y el tenista de Rufino resignó apenas 14 games en sus dos partidos. Luego volvió para jugar las tres series de 2005, donde alternó buenas y malas, hasta la traumática derrota contra Eslovaquia, en donde compartió equipo con el Gato, David y Puerta. En Bratislava, sobre una carpeta en la que la pelota picaba como si se jugará en una pista de hielo, sumó dos caídas ante Beck y Hrbaty. Su registro final fue de cinco triunfos y tres derrotas.

 

El fin de semana, como el lunes dijo Gaudio en conferencia de prensa, marcando las comillas, volverán a "jugar".