No tenía un mayor margen para el error después de haber sufrido sendas derrotas ante Colombia y Perú en la anterior doble jornada. Por eso Paraguay se tomó este duelo prácticamente como definitorio, para sumar tres valiosos puntos y mantener latente su aspiración de acceder a uno de los cuatro puestos que otorgan el boleto directo a Rusia. Salió airoso, una vez más, como lo marca el historial por eliminatorias ante Ecuador que nunca pudo ganar en sus excursiones al territorio guaraní.

 

Una victoria por 2 a 1 que justificó por ser más ambicioso y por no desaprovechar las debilidades defensivas que expuso su rival. Un resultado que lo tonifica de cara a lo que vendrá, aunque la parada -viaje a San Pablo para medirse ante el líder Brasil- aparezca a priori como complicada.

 

El primer gol no podía llegar de otra manera, con ese sello tan característico en su juego, casi imposible de contener: una jugada de pelota parada con el aprovechamiento integral del doble cabezazo en el área. Cabeceó Cristian Riveros, se chocaron Arturo Mina y Esteban Dreer (¡qué mal salió el arquero!) en el intento del despeje ante el ingreso de Víctor Cáceres, y la pelota le quedó servida a Bruno Valdez -en posición lícita, de frente al arco vacío- para impactar de cabeza.

 


Paraguay aprovechó su momento, ya que anotó el gol cuando recién amagaba a prevalecer en el juego. Hasta entonces, Ecuador había mostrado sus intenciones de tener presencia en las cercanías del área local y tuvo una inmejorable chance, tras una proyección de Juan Carlos Paredes (“Hormiguita”, como eligió estampar su camiseta) por el flanco derecho, pero el remate de Enner Valencia se fue por arriba del travesaño.

Después, Paraguay impuso el ritmo y controló las acciones fortalecido por una defensa bien asentada. Ecuador fue desprolijo en la zona media y se reiteró en los pelotazos para que arriba resuelva Felipe Caicedo.

 

Al promediar el primer tiempo, Ecuador casi iguala por una distracción de Riveros (se desentendió de la marca en el envío corto desde el corner de Miller Bolaños) pero el remate de Enner Valencia alcanzó a taparlo, apretado junto al palo izquierdo.Deslucido, pero efectivo. Así fue el andar de Paraguay en el complemento. Aumentó la cuenta con la eficacia de Junior Alonso, quien capturó un rebote tras una mala respuesta de Dreer y sacó un formidable zurdazo que dejó sin chances al arquero.

 


Enseguida, Ecuador pudo descontar. Junior Alonso extendió su mano izquierda ante un desborde de Valencia, el árbitro sancionó el penal y Felipe Caicedo fue letal con su zurdazo al palo izquierdo de Antony Silva.El tramo final fue a pura emoción. Ambos equipos fueron por más. Paraguay lo tuvo en un remate de Richard Ortiz que despejó Dreer y Ecuador pagó muy caro sus imprecisiones y su impericia para definir.

 

Ecuador, que está tercero, viene de derrotar a Venezuela por 3 a 0 y su técnico, el argentino Gustavo Quinteros, nacionalizado boliviano, declaró que "no queremos empates, queremos ganar los dos partidos de esta doble fecha", ya que después de Paraguay le toca Colombia. Paraguay, por su parte, no puede permitirse más errores si quiere seguir teniendo alguna oportunidad para acceder a uno de los cuatro puestos que clasificarán directamente al Mundial.