Trascendió que la víctima es Jorge Amaranto Acosta, de 44 años, que se dedicada a la venta y reparación de celulares. El individuo fue encontrado en una alcantarilla que está ubicada a pocos metros de la ruta provincial 27, sin la cabeza ni los miembros inferiores ni superiores. Familiares de Acosta dijeron que el agresor es Dardo Navarro, quien vivía en la provincia de Buenos Aires.

 

Mientras tanto, el doctor José Alfredo Acosta, quien es hermano de la víctima, dijo que "el supuesto asesino es un individuo drogadicto, que permaneció 3 años preso en la cárcel bonaerense de Lisandro Olmos, y ya era una persona que no tenía ninguna clase de recuperación, era un sujeto extrovertido, porque le gustaba tomar un cóctel de alcohol con pastillas".

 

 

"Mi madre decidió que Navarro viniera a vivir con nosotros, aunque sabíamos que siempre fue un individuo muy conflictivo, a raíz de su problema con la adicción de las drogas, pero nunca imaginamos que llegaría a este extremo", consideró el letrado, quien sostuvo que "Jorge fue descuartizado completamente y todavía no aparecen la cabeza ni medio torso, brazos y tampoco una pierna. Intentaremos buscar en la región los restos cadavéricos de mi hermano que aún permanecen sin ser localizados".

 

"Cuando el cajón estaba soldado, los policías incautaron a la vera del camino, aproximadamente a un kilómetro más adelante de donde se habían encontrado los otros miembros, un pedazo de fémur que lo tenemos en conserva para ver si aparece algo más del cuerpo de mi hermano. Es macabro, pero es la verdad", manifestó el abogado.

 

"Tengo 31 años y estoy por comenzar a trabajar en la parte judicial para que se llegue a fondo de lo que ocurrió, ya que debemos buscar testigos porque un pueblo chico es como un barrio y todos ven algo sospechoso".Ramona Barrios, quien era madre de la víctima, por su parte, señaló: "Este tipo que ni merece llamarse persona es el asesino de mi hijo. No tiene perdón de Dios. Vivió, durmió y hasta comió con mi hijo, aunque resolvió finalmente asesinarlo".

 

"Destruyó a una familia, pero ahora preso no quiere hablar y sólo dice que no hizo nada. Sin embargo, todas las pruebas en la escena del crimen y el lugar en el que se encontró el cadáver de mi hijo lo señalan como responsable de lo sucedido", agregó la mujer.