Un insólito y a la vez repudiable accionar de una mujer embarazada generó revuelo el pasado martes en el Penal de Chimbas.

 

Con un embarazo de 8 meses, la mujer se metió en su vagina pastillas, cocaína y 2 chips de celulares para intentar dárselos a su pareja, a quien fue a visitar al Servicio Penitenciario.

 

La maniobra fue descubierta por los efectivos policiales que realizan el cacheo previo al ingreso. Allí también se dieron cuenta de que la mujer estaba sangrando por su parte íntima, por lo que la tuvieron que trasladar de urgencia al Hospital Marcial Quiroga.

 

En el centro de salud la revisaron y constataron que afortunadamente la salud de la criatura que lleva en su vientre no fue dañada.

 

Si bien no quedó detenida, la embarazada ahora está judicializada por su accionar.