Gustavo Javier "Paco" Guzmán (45), uno de los líderes de la barra de Sportivo Desamparados, fue condenado este lunes en Flagrancia a 8 meses de prisión condicional (sin encierro) por atacar a su expareja. Además, le impusieron una prohibición de acercamiento, régimen comunicacional y presentación alimenticia por $5.000, dijeron fuentes judiciales.

A través de su defensor, Guzmán llegó a un acuerdo de juicio abreviado, con el consentimiento del fiscal Adrián Riveros. Los delitos que le imputaron fueron violación a una orden judicial, daño simple y lesiones leves en contexto de violencia intrafamiliar y de género, precisaron los voceros.

El sujeto fue detenido en la tarde del último viernes luego de que su expareja, de 37 años, denunciara que la golpeó. El hecho ocurrió a eso de las 16 en una casa del Barrio Aramburu, en Rivadavia.

La víctima denunció que se encontraba con un compañero de trabajo cuando Guzmán se apareció por la vivienda, pese a que tenía una prohibición de acercamiento dictada por la Justicia. Según fuentes judiciales, el barra puyutano entró por una ventana tras romper a patadas la tela mosquitera y se ofuscó al ver a su ex con otro hombre.

La acusación indica que la atacó con empujones, insultos y que le dijo que era una "p...". Y que luego la ligó el compañero de trabajo, a quien golpeó en la cabeza (tenía puesto un casco) antes de que lograra marcharse. Ese momento, a solas con su ex, fue el peor para la mujer, pues denunció que Guzmán la tomó de un brazo y comenzó a golpearla en el rostro mientras le gritaba que la odiaba, y que luego la arrastró por el piso.

Cuando el sujeto se marchó, la víctima, que terminó con lesiones en la cara y el antebrazo izquierdo, se dirigió a la seccional 27ma para contar lo sucedido. A los minutos se presentó el propio Guzmán y lo apresaron.