Un jachallero identificado como Facundo Bordón fue a juicio abreviado y le unificaron dos condenas: una que ya tenía en su haber y otra por asaltar el pasado jueves a mano armada un negocio de Iglesia. De esta manera, fue sentenciado bajo el sistema de Flagrancia y deberá permanecer durante 9 años en la cárcel.

El último hecho ocurrió la semana pasada en un comercio del departamento norteño cuya propiedad es de la familia Olguín. Allí, Bordón ingresó al local con un casco en la cabeza, un pasamontaña y un arma de fuego.

Inmediatamente se dirigió hacia la caja registradora y le apuntó a la esposa del dueño, pidiéndole el dinero. Sin embargo, el delincuente no logró el objetivo porque un grupo de clientes se arrojaron contra él y lo redujeron hasta que llegó la Policía.

Luego, el dueño del local y su yerno forcejearon con el malviviente, pero en ese momento llegó el personal de la Comisaría 22º y evitó que lo lincharan. Este lunes fue juzgado bajo el sistema de Flagrancia.